Latinoamérica saluda a Néstor Kirchner










Historia de un Estadista

HISTORIA DE UN ESTADISTA
Es nuestro deber continuar su lucha contra la oligarquía y el imperialismo, junto con la compañera Cristina. Quizá sea un día de júbilos para los enemigos de la patria, pero de gran luto para los trabajadores  y  el pueblo argentino y latinoamericano

Las jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001 significaron la ruptura hegemónica de la dictadura neoliberal instaurada en nuestro país el 24 de marzo de 1976. Esas jornadas constituyeron una victoria parcial del pueblo, como lo fueron el 17 de octubre y el 29 de mayo. Los sectores nacionales, populares y revolucionarios avanzamos ocupando espacios de poder y el gobierno del doctor Kirchner fue la mejor expresión de ese avance y de esa victoria parcial. Su gobierno fue también una expresión de las contradicciones entre esa victoria del pueblo y la continuidad de una estructura económico-social instaurada por la dictadura procesista. El avance de las fuerzas nacionales a partir de las jornadas de diciembre de 2001 tuvo su epílogo el 11 de marzo de 2008. Asistimos a partir de ese instante a la contraofensiva oligárquico-imperialista. El otoño suele ser oligárquico, la primavera de los nacionales.

El gobierno del doctor Kirchner fue caracterizado por los Socialistas de la Izquierda Nacional, en el momento de asumir, como un gobierno sin Estado: sin ferrocarriles, sin subterráneos, sin yacimientos carboníferos, sin YPF, sin Aerolíneas Argentinas, sin gas, sin teléfonos. El nuevo presidente accedía al poder político con un frágil 21% del electorado. El ex presidente Menem, al no presentarse a la segunda vuelta, deslegitimó el triunfo del nuevo presidente, que se hacía cargo del gobierno con la presión del sistema duhaldista de poder y millones de desocupados, indigentes y marginalizados. El doctor Kirchner logró en menos de dos años revertir la situación y tener un poder político propio y mejorar las condiciones de los que menos tienen. El país moribundo abrió los ojos y empezó a caminar. La situación en América Latina presentaba un panorama diferente al de las décadas de 1980 y 1990. Nuevos aires bolivarianos soplaban en el continente. A las experiencias del comandante Chávez, y Evo Morales se le sumaba el doctor Rafael Correa en Ecuador. La Revolución Cubana enhiesta sonreía con alivio ante la llegada de nuevas repúblicas que buscaban la unidad del Sur. El doctor Kirchner asumió esa nueva realidad sosteniendo que venía a construir un sistema capitalista nacional, a hacer una revolución no socialista sino keynesiana. En eso radicaba su progresividad. 

El nuevo gobierno heredó un Estado oligárquico o sea un Estado inexistente. La desregulación menemista, continuadora civil del modelo procesista y de la Libertadora, desmontó todos los mecanismos de regulación y contralor estatal. El Proceso de Reorganización Nacional con el doctor José Alfredo Martínez de Hoz, conspiscuo representante de la Sociedad Rural Argentina, rompió el espinazo al peronismo. Lo atacó en su estructura. El error de la “Libertadora” y de la “Revolución Argentina” fue haber insistido en combatir al Movimiento Nacional teniendo en cuenta los aspectos superestructurales (prohibición de usos de los símbolos partidarios, proscripción política, anulación de las elecciones). En cambio, Martínez de Hoz corrigió ese error y despedazó socialmente la experiencia peronista, destruyendo su sustento: la industria. Lo hizo con los containers desembarcados en el puerto de Buenos Aires. Containers que hicieron mucho más daño al peronismo (un daño mortal) que los bombardeos de junio del ’55. Por eso, desde nuestro punto de vista, ya no existe el peronismo de la década 1945–1955. Subsiste en los aspectos superestructurales: la simbología, el recuerdo y la memoria histórica. 

Podríamos definir al kirchnerismo como un intento por reconstruir los aspectos estructurales de la Revolución Nacional del siglo XX. Los precios internacionales proporcionaron al nuevo gobierno la ilusión de que no hacía falta una revolución para el desenvolvimiento pleno de las fuerzas productivas. Que la oligarquía había dejado de existir. Que el imperialismo podía coexistir con un gobierno emergido de la voluntad popular. La oligarquía terrateniente sojera, los pools de siembra, las seis grandes que manejan el comercio de exportación, el Grupo Clarín, los radicales K… La Casa Rosada lucía suculenta gracias a las exportaciones y generosamente iba reconstituyendo los tejidos de un país destrozado por la desidia oligárquica. Las fantasías del gobierno fueron esbozando un proyecto K: Néstor-Cristina-Néstor-Cristina. En los márgenes del poder se hablaba de dieciséis años ininterrumpidos en la presidencia de la Nación del matrimonio sureño. Ahora bien, pasados más cien días de conflicto atizado por la manera que se presentó la 125, el Frente Nacional expresado en la política del kirchnerismo fue derrotado en el Parlamento. Un espacio donde el gobierno se imaginaba imbatible. 

La presidenta Cristina supo capear el temporal, y dar vuelta la situación avanzando con la Ley de Medios, la nacionalización de las AFJP, la ley de matrimonio igualitario, el proyecto de participación en las ganancias en las empresas, etcétera. Aquí, nos encontramos cuando fallece el ex presidente Néstor Kirrchner, seguro ganador, según las encuestas, de las elecciones de 2011.

Es indudable que el gobierno y las clases populares quedamos sin una gran figura, que fue el doctor Kirchner, y que debemos seguir profundizando el rumbo iniciado por él, y que continúa su esposa. No debemos darle tregua a la oligarquía vendepatria. Ahora más que nunca es conveniente organizarnos y seguir profundizando la metodología de las movilizaciones populares para frenar el avance del enemigo oligárquico-imperialista. Y también seguir sumando fuerza al frente nacional, apuntando a la concreción de la alianza estratégica de la clase obrera y las clases medias, señalada por nuestra tesis, como una alianza indestructible, para lograr la emancipación nacional y social definitiva de nuestra Patria, en el marco de una América Latina unida. 

*Artículo publicado en Tiempo Argentino, escrito por R.Vera, militante de Patria y Pueblo-Izquierda Nacional

La mejor obra de gobierno desde Juan Domingo Perón

LA MEJOR OBRA DE GOBIERNO DESDE JUAN DOMINGO PERÓN

Por Néstor Gorojovsky, Secretario general Partido PATRIA Y PUEBLO

Néstor Carlos Kirchner llegó a la presidencia argentina con la economía y la sociedad devastadas. El origen lejano del proceso destructivo se radicaba en muchos sentidos en 1955, pero se había ido profundizando sucesivamente a partir de 1976 y en especial, 1989. 

La satisfacción de una impagable deuda externa, principal legado del régimen de fuerza de 1976, se había convertido en el único objetivo de política económica.

Para cumplir con él, se había agotado la antes poderosa estructura industrial, se habían quitado al control nacional todos los sectores fundamentales de la vida económica, se había aceptado o promovido la extranjerización masiva de las principales empresas, tanto públicas como privadas, y la mayoría de las pequeñas y medianas empresas languidecía o se extinguía. 

El esquema llevó al país al colapso y a las movilizaciones del 19 y 20 de diciembre de 2001, que abrieron una nueva etapa. En ese contexto, y con el solo apoyo notable del postmenemista (y futuro adversario acérrimo) Eduardo Alberto Duhalde, Néstor Kirchner ganó las elecciones presidenciales y asumió en 2003. 

Declaró que no entraría en la Casa de Gobierno para abandonar sus ideales de juventud. Inició una renegociación de la deuda externa y de las condiciones de operación de las empresas (extranjerizadas por sus antecesores) que sorprendió a propios y extraños, dentro y fuera del país. 

A partir de esa negociación, se inició una política económica que paulatinamente fue reconstituyendo las condiciones de la acumulación de reservas y de restablecimiento del tejido productivo, particularmente el industrial. 

Las privatizaciones/extranjerizaciones más escandalosas fueron revertidas. Si bien no se nacionalizaron las petroleras, se les impuso un importante arancel a las exportaciones de crudo. 

Junto con el aplicado a las exportaciones agropecuarias (en especial pampeanas), aseguraron la recaudación y captura por parte del Estado de al menos parte de la renta mundial provocada por el alza de precios de las materias primas, especialmente la agraria. 

Un aspecto central de esta política fue la reapertura de las negociaciones paritarias de salarios, que cumplía un doble papel: comenzaba la restauración de los ingresos populares y una expandía el mercado interno, lo que permitiría solventar la reactivación sin depender en exceso del comercio mundial y las finanzas globales. Estas medidas estructurales se acompañaron por claras definiciones en otros campos, igualmente importantes.

Entre otras medidas de recuperación de la credibilidad institucional, bajo el gobierno del Dr. Kirchner se desmontó y renovó la Suprema Corte heredada del pasado, con su mayoría neoliberal automática. 

El Dr. Kirchner inició el camino de clarificación definitiva de los delitos de lesa humanidad que habían frenado las leyes de “obediencia debida” y “punto final”, promovidas por el mismo gobierno del Dr. Alfonsín que había lanzado el juicio a las Juntas Militares de 1976 a 1983. 

Y hubo muchas otras medidas en el terreno de las libertades civiles y derechos individuales, que perfilaron a su gobierno, como él mismo había anunciado, como un “gobierno de los derechos humanos” en el más amplio de los sentidos. 

En un país acostumbrado a la represión indiscriminada de las manifestaciones populares, Néstor Kirchner inauguró una nueva era, en la cual ni siquiera las movilizaciones opositoras más furiosas encontraron limitaciones. 

Esta audaz medida, que no tenía precedentes en nuestro país, permitió generar las condiciones de la paulatina reconstitución del debate político y colaboró de ese modo en la decisión oficial de reinstalar la política, en desmedro de la tecnocracia económica, en el centro de las discusiones. 

No fue ajena a ella la simultánea y paulatina organización de una red de contención social que amparó contra las peores consecuencias del modelo anterior a millones de excluidos. Cancillería, sin estridencias, empezó a dificultar crecientemente la actividad de la potencia colonialista con una serie de resoluciones económicas y diplomáticas. 

Y, fundamentalmente, la Argentina retomó la vieja tradición política de los caudillos populares y nacionales, de fortalecer los vínculos con los países latinoamericanos y en especial sudamericanos. En este plano, el país se convirtió en uno de los principales puntos de apoyo de la consolidación del MERCOSUR y su conversión, de mero acuerdo aduanero imperfecto, en uno de los ejes de la unificación de los países sudamericanos.

Múltiples medidas alimentaron el fortalecimiento de los intercambios económicos y la coordinación de políticas con el Brasil, y en ciertos casos (negociación de los precios del gas boliviano) nuestro país promovió un incremento sustancial en los ingresos de un país hermano y vecino que hasta entonces estaba sometido a un expolio inicuo. 

El apoyo permanente a Venezuela y el incremento exponencial de los intercambios económicos con ese país constituyeron uno de los puntos centrales de la administración kirchnerista. 

Finalmente, la reunión de Mar del Plata en 2005 puso punto final al intento, motorizado por EEUU, de incorporar a su órbita económica a América Latina (ALCA). Abrió la ruta de una creciente integración económica y social del Sur del continente. Sobre esa sólida base, posteriormente, se apoyó la herramienta política del UNASUR y comenzaron a darse los primeros pasos para la constitución de un Banco del Sur y una moneda común.

Éste es el legado principal de un hombre que falleció en pleno combate por sus ideales, cumpliendo con otra singularidad en la historia reciente de los argentinos: un presidente que anuncia al iniciar su mandato la decisión de ser fiel a sus convicciones y entra a la historia acompañado por el afecto de los humildes por quienes luchó, sin ceder ante las presiones de los beneficiarios de saqueo alguno.

A LOS DIRIGENTES SE LOS HONRA LUCHANDO POR SUS BANDERAS

A LOS DIRIGENTES SE LOS HONRA LUCHANDO POR SUS BANDERAS
Comunicado de Patria y Pueblo ante la muerte de Néstor Kirchner
Buenos Aires, 27 de octubre de 2010


La sorpresiva muerte de Néstor Kirchner se ha producido en un momento político crucial y obliga a los argentinos a cerrar filas, con más fuerza que nunca, en defensa del rumbo impuesto desde 2003. Solo la presión de las masas populares puede reafirmar la voluntad de profundización en todos los integrantes de las altas esferas del gobierno y la dirigencia política del movimiento nacional. No es momento de dudas, coqueteos y titubeos.

La conmoción no puede ser mayor. Contra todas las expectativas, se han materializado los augurios médicos más pesimistas. Esta muerte cae sobre todo el país como esos golpes “venidos del odio de Dios” que tan bien describió César Vallejo. El desconcierto es el mejor aliado de los partidarios del atraso, que no pueden prevalecer.

La oligarquía está exultante. El diario “La Nación” ha dejado colar en su página web docenas de comentarios de lectores, entre los cuales uno resume el odio oligárquico en una frase de aire “rural”. “Muerto el perro, se acabó la rabia”, escribió ese ignoto cobarde en una explosión de odio que la hoja mitrista ni siquiera ha comentado. Como siempre sucede en los momentos más tristes del pueblo argentino, la banda oligárquica revela su verdadero carácter con impudicia de lupanar.

Néstor Kirchner articulaba las diversas tendencias contrapuestas del Frente Nacional. Con su fallecimiento, la Dra. Fernández de Kirchner pierde una pieza clave en la lucha por reconstruir una mayoría electoral en las elecciones de 2001. Tiene a su lado al movimiento obrero, y sin desmedro de otros ponderables apoyos, a la figura, tan cuestionada por acomodaticios y cobardes de diversos orígenes, de Hugo Moyano. Pero la caída en combate del ex Presidente y actual Secretario General de la UNASUR deja un vacío que los argentinos deberemos llenar.

Las masas populares, y en especial el movimiento obrero, enfrentan un nuevo desafío. Desde Patria y Pueblo convocamos al pueblo argentino a completar el Censo Nacional de Población y Vivienda en homenaje al Dr. Kirchner, y a manifestar luego masivamente y en las calles su decisión política de enfrentar la previsible granizada del estáblishment. Llamamos a sumarse a la movilización convocada por la CGT para las 15 horas y a marchar posteriormente hacia la Plaza de Mayo.



Mesa Nacional de Conducción del
Partido Patria y Pueblo - Socialistas de la Izquierda Nacional
Néstor Gorojovsky, Secretario General

Baylon Jerez, Elmira Cisneros de Lara, Juan María Escobar, Ricardo Solahaga, Rubén Rosmarino,
Hugo Santos, Gustavo Battistoni, Pablo López, Lorena Vazquez

Repudio al asesinato de Mariano Ferreyra

DECLARACIÓN DEL PARTIDO PATRIA Y PUEBLO – IZQUIERDA NACIONAL SOBRE EL ASESINATO DE MARIANO FERREYRA
QUIEN MATA A UN TRABAJADOR, MATA A TODOS LOS TRABAJADORES

En el día de ayer, se produjo un cruento incidente en Barracas, durante una movilización en la cual se enfrentaron, por un lado, trabajadores terciarizados de la empresa desprivatizada Línea Roca apoyados por militantes del Partido Obrero, y por el otro militantes y afiliados a la Unión Ferroviaria. Los terciarizados reclamaban su incorporación a la Línea Roca tras haber sido cesanteados en masa por la beneficiaria de la terciarización.

El incidente ha costado una vida y dejó dos heridos, uno en grave estado. Cada muerto en el campo del pueblo es, por definición, un retroceso gravísimo en las luchas por la obtención de las reivindicaciones de los más humildes. Más allá de cualquier otra consideración política, el Partido Patria y Pueblo repudia terminantemente este crimen, se solidariza con las víctimas y sus familiares, reclama que se establezcan las responsabilidades políticas de los distintos dirigentes involucrados (que deberán hacerse cargo de las consecuencias), exige el esclarecimiento inmediato de los hechos y el castigo a los culpables, y declara que:

a) la violencia política o gremial es inadmisible y mucho más el homicidio de un trabajador.

b) la terciarización de tareas debe ser eliminada de inmediato en todas las empresas, pero muy especialmente en aquellas que, habiendo estado privatizadas, han retornado al dominio público, y en los organismos del Estado en general. Las pautas de las gerencias antinacionales y antipopulares heredadas del menemato deben desaparecer. La Línea Roca debe incorporar de inmediato a los cesanteados por la terciarizada.

c) la oligarquía, el imperialismo, el estáblishment y el conjunto de las clases dominantes utilizarán cualquier incidente o provocación para desestabilizar políticamente al gobierno y atacar al movimiento obrero. En el presente contexto, todo intento de culpar indiscriminadamente a la dirigencia obrera es falso y distractivo, y colabora con los responsables directos del crimen. Alertamos a todos los trabajadores sobre la necesidad de observar la máxima prudencia en el ejercicio de sus derechos y en el combate por sus legítimas reivindicaciones; en particular, la máxima vigilancia contra la posible participación de provocadores de cualquier origen.

Buenos Aires, Republica Argentina, 21 de Octubre de 2010

82% Móvil




TRAS EL VETO PRESIDENCIAL, ARREMETER CONTRA EL ESTÁBLISHMENT Y AUMENTAR LAS JUBILACIONES MAS BAJAS

Con la esperable traición de Julio Cobos a su mandato comicial culminó la tramoya de la Unión Democrática opositora. Pretextando el "82% para los jubilados", hubiera llevado a liquidar el ANSeS, aumentar las jubilaciones de privilegio, y reprivatizar el sistema. El veto presidencial es una medida ejemplarizadora, que Patria y Pueblo apoya sin vacilaciones.

Corresponde ahora complementarla con (a) el sustancial incremento de la capacidad recaudatoria de la ANSeS, afectando a los sectores más poderosos, y (b) el simultáneo reenvío de esos recursos a los jubilados de menores recursos, que son la mayoría.

Tiene razón la oposición cuando dice que "la plata está". Lo que omite es decir "dónde está la plata". Para encontrarla, hay que terminar de una buena vez, con el drenaje oligárquico e imperialista y buscar "la plata" allí donde se encuentra. La enorme riqueza que saquean las clases dominantes por múltiples vías (elusión y evasión impositiva, actividad económica “en negro”, fuga de capitales, apropiación de rentas que son patrimonio del conjunto de la sociedad, etc.) no solo permitiría cubrir el 82% famoso sino superarlo y atender además a muchas otras transformaciones que el país necesita.

Para empezar, están la renta financiera, el comercio exterior, la minería metalífera y no metalífera, la producción gasífera y petrolífera, la renta agraria pampeana y los aportes patronales que siguen disfrutando de una reducción que nunca se justificó menos que ahora. Todos esos son privilegios que absorben riquezas del conjunto de los argentinos y que deben revertir a las masas populares, su legítimo propietario.

Además, están los delitos: baste un solo ejemplo, en que la propia Justicia ha intervenido: los monopolios cerealeros Cargill y Bunge Corpotation se apropiaron de al menos 1400 millones de pesos en sus puertos privatizados, causa por la cual se inició el procesamiento de sus directivos. Esta conducta delictiva es la norma de establishment económico ¡Que se dejen de eludir impuestos, y llevaremos la jubilación mínima al 82% y más alto aún!

Esa nueva profundización hará justicia y pondrá a cada cual en su sitio. El movimiento obrero, a través de Hugo Moyano, ya señaló a la Sra. Presidenta de la Nación la necesidad de devolver el golpe con un aumento adicional de las jubilaciones mínimas. Ese movimiento obrero no hace reclamos que no esté dispuesto a sostener. Sobre ese punto de partida se hace posible terminar con la dictadura oligárquica sobre la vida de los argentinos.

Cuando los enemigos del pueblo se reagrupan es momento de arremeter, organizarse, movilizar y tomar las calles para desbaratar sus conspiraciones. Allí estaremos, en primera línea, los compañeros de Patria y Pueblo.

Republica Argentina, Octubre de 2010

Elecciones en Brasil


LO QUÉ ESTA EN JUEGO 



Tomadas en abstracto, no pocas de las críticas que salen desde la oposición antikirchnerista (en especial las que provienen del solanismo) merecen atención. Pero la vida real no es abstracta. Cada vez que sus representantes parlamentarios apoyan o cohonestan con sus silencios, retiros de mociones y ausencias el accionar del núcleo duro del contubernio antinacional, coinciden en atacar al kirchnerismo por lo que tiene de bueno, no por sus errores.

Los militantes de Proyecto Sur suelen justificar éticamente semejante conducta (repiten en eso el comportamiento ético del socialismo repettuno durante la Década Infame). Muchos suelen comparar la “pérfida inescrupulosidad” de “los Kirchner”·con el progresismo y el nacionalismo “reales” de Lula. Víctimas del moralismo abstracto que esgrime su cinematográfico jefe, no perciben ni la diferente situación objetiva del Brasil y la Argentina, ni tampoco el verdadero carácter de la política de Lula, quien ha tejido una red de alianzas y acuerdos que abarca incluso a sectores más reaccionarios y atrasados que el representado, por dar un ejemplo al azar, por el Gobernador Gioja de San Juan. El objetivo es lograr el triunfo de Dilma Roussef en las inminentes elecciones, cueste lo que cueste. Se puede estar de acuerdo o no con esa táctica, lo que no se puede es oponérsele apoyando en los hechos al núcleo duro de la oposición brasileña.

Es que lo que está en juego es mucho más que un recambio electoral. Del otro lado está José Serra, con su desprecio bandeirante por una unión americana que respete los intereses de los socios menores. Es decir, en la práctica, está allí el anhelo de una “unidad” imposible donde Brasil sería monarca y los demás, súbditos. En la Argentina, “del otro lado” están los múltiples candidatos a Serra (los más “progresistas” como Ricardo Alfonsín o los más conservadores como De Narváez).

Es de una enorme irresponsabilidad histórica quitarle apoyo, en nombre de una ficticia “tercera opción”, al único gobierno argentino cuyo proyecto pone en el centro de la escena la lucha por la reunificación americana. Quien no entiende esto, no entiende el mundo en el que vive y merece ser un eterno vasallo. Pero las mayorías argentinas no están en ese caso.

 * Nota del nº30 del Periódico "Patria y Pueblo" corresponidiente al mes de septiembre de 2010


1º Congreso Latinoamericano: MALVINAS UNA CAUSA DE LA PATRIA GRANDE


Lanús, Provincia de Buenos Aires, República Argentina, 30 de septiembre de 2010

CARTA ABIERTA DE LOS PARTICIPANTES DEL PRIMER CONGRESO LATINOAMERICANO MALVINAS, UNA CAUSA DE LA PATRIA GRANDE A LOS PRESIDENTES DE LA AMÉRICA DEL SUR

Los participantes del Primer Congreso Latinoamericano Malvinas, una Causa de la Patria Grande que sesionó los días 28, 29 y 30 de septiembre de 2010, convocados por el Observatorio Malvinas de la Universidad Nacional de Lanús, declaramos:

Hemos observado con preocupación que a través de la entrada en vigencia del Tratado de Lisboa, el 1 de diciembre de 2009, Gran Bretaña logró que nuestras islas Malvinas formaran parte de lo que ellos denominan la “región ultraperiférica de la Unión Europea”.

Así, los 27 miembros de la Unión Europea se hicieron cómplices y garantes de la usurpación británica en Malvinas.

Gran Bretaña consiguió de esa forma europeizar la ocupación de Malvinas.

Las potencias hegemónicas siguen siendo conquistadoras y avasallantes. En tal contexto, si permanecemos aislados, los pueblos hermanos de América Latina no vamos a poder consolidar y sostener nuestra emancipación. Debemos marchar hacia esa Patria Grande por la que combatieron nuestros Libertadores.

Si el Reino Unido europeizó su posición colonial en Malvinas, nosotros debemos latinoamericanizar el proceso de recuperación de la soberanía argentina en el Atlántico  Sur.

Los participantes de este Congreso recibimos con satisfacción las palabras del presidente del Brasil, José Ignacio Lula Da Silva, quien afirmó: “No es posible que  Argentina no se adueñe de Malvinas y que, por el contrario, lo haga un país que está a 14 mil kilómetros de distancia de las islas. ¿Cuál es la razón geográfica, política y  económica por la cual Inglaterra está en Malvinas? ¿Cuál es la explicación política de las Naciones Unidas para que no hayan tomado una decisión? Es necesario que empecemos a luchar para que el Secretario General de las Naciones Unidas reabra ese debate, el de nuestro destino común”.

Por eso hacemos este llamado a los presidentes de nuestras Repúblicas hermanas: necesitamos pasar de la solidaridad de las declaraciones a la solidaridad efectiva. De las palabras a los hechos, como recientemente lo ha efectuado el presidente de la República Oriental del Uruguay, José Mujica, al impedir la entrada de un buque de guerra británico al puerto de Montevideo.

Es imprescindible hacer todo lo que esté al alcance para elevar los costos de la ocupación británica en Malvinas y hacer inviable todas las actividades económicas que los ingleses emprendan en los archipiélagos australes o en sus aguas adyacentes.

Por eso, los participantes del Primer Congreso Latinoamericano Malvinas, una Causa de la Patria Grande solicitamos a nuestros gobiernos:

1) Que Brasil, Uruguay y Chile se comprometan a prohibir que los buques que transiten entre sus puertos y Malvinas, o que atraviesen sus aguas jurisdiccionales con ese rumbo, transporten materiales que directa o indirectamente sirvan a la exploración petrolera en las Malvinas, imponiendo los controles necesarios para hacer efectiva esa prohibición.

2) Que el gobierno de la República de Chile interrumpa los vuelos que realiza semanalmente la empresa LAN a las Islas Malvinas hasta que se revierta la agresión unilateral británica.

3) Que Brasil y Uruguay adopten el mismo criterio, suspendiendo toda comunicación aérea entre sus respectivos territorios nacionales y las islas Malvinas.

4) Que Brasil, Uruguay y Chile prohíban a las empresas instaladas en sus territorios toda forma de participación en el negocio de la explotación petrolera en Malvinas.

5)  Que todas las medidas tomadas por Brasil, Uruguay y Chile sean también adoptadas por UNASUR.  

Los participantes de este Congreso creemos que estos cinco puntos son de rápida aplicación y que su efecto puede cambiar drásticamente el escenario de la ocupación inglesa en el Atlántico Sur.

Pasemos a la acción. Porque Malvinas está inscripta en nuestro destino latinoamericano. Porque no es posible seguir tolerando el colonialismo en nuestro Continente, la  recuperación de Malvinas es un paso decisivo para la definitiva emancipación de la América Latina.

 Universidad Nacional de Lanús, República Argentina,
30 de septiembre de 2010.


FIRMANTES
Hugo Moyano (Sec. Gral. CGT) - Julio Piumato (DD.HH. CGT) - Lázaro Rojas(Paraguay, FLATEC) - Andrés Rodríguez (UPCN) - Víctor Flores Olea (Méx) - Jorge Arias (Arg) - Hugo Manini (Uru) - Sergio Rodriguez Gelfenstein (Ven) - RobertoBardini (Arg) - Julio Fernández Baraibar (Arg) - Pedro Godoy (Chile) - Andrés Solís Rada (Bol) - Williams Gonçalves (Bras) - Mario Morant (Arg) - RubénHeguilein (Arg) - Guillermo Rossi (MRECIC) - Luis Vignolo (Uruguay) - MarceloGullo (Arg) - Néstor Gorojovsky (Arg., Sec. Gral. PYP) - Federico Urioste (Arg) -Ana Jaramillo (Arg, UNLa.) - Francisco Pestanha (Arg) - Julio Cardoso (Arg) - JoséLuis Muñoz Azpiri (Arg) 

Defendamos la Soberanía Latinoamericana, ni un paso atrás en Ecuador ni América Latina!

NO AL GOLPE OLIGÁRQUICO EN ECUADOR

Hoy 30 de setiembre por la mañana, la policía ecuatoriana, organizada por la Embajada de Estados Unidos y directamente vinculada a ella, pretextó la eliminación de injustos e inconstitucionales privilegios para abandonar la custodia de las ciudades de Quito y Guayaquil.

Era en realidad el primer paso de un putsch contra el gobierno y el pueblo ecuatorianos. A continuación, en una secuencia ya conocida en Honduras, una fracción de las FFAA tomó el aeropuerto de Quito y una pandilla de policías agredió, hirió, secuestró e internó en un hospital de la Fuerza al presidente electo, patriota y legítimo de la República de Antonio José de Sucre.

Las informaciones dan cuenta de una poderosa movilización de masas, convocada por el vicepresidente, para liberar al Presidente Correa de sus captores. En una confusa situación, entre rumores de apoyos y amotinamientos en el Ejército, queda en claro que esta intentona se dirige rectamente a la voluntad de liberación, reconstrucción social y reunificación nacional de los pueblos de América Latina.

La movilización popular ecuatoriana defiende el interés común de los latinoamericanos. La movilización de las masas en toda América al Sur del Río Bravo fortalece al pueblo del Ecuador en esta difícil instancia. La fulminante convocatoria de los presidentes del UNASUR en Buenos Aires, que honra por su celeridad y prontitud al actual Secretario de ese organismo Néstor Kirchner, permitirá encontrar la única solución posible a esta nueva injerencia imperialista en nuestros  países. La presencia masiva del pueblo en las calles dará lugar a un nuevo 17 de octubre, esta vez de magnitud continental, y terminará con la asonada golpista en Quito.

Latinoamérica no puede permitirse otra situación como la de Honduras. No se puede ser neutral contra aquellos sectores del poder oligárquico que atacan a nuestros pueblos que intenta salir de la barbarie semicolonial. Sepa la oligarquía ecuatoriana que no le permitiremos salirse con la suya y que de nada le servirá la simpatía de la siniestra Embajada de Washington. Nuestra solidaridad al pueblo ecuatoriano y a su presidente se corporiza en la fe que brindamos al UNASUR.

Patria y Pueblo convoca a todas las fuerzas del campo nacional y popular a acompañar la lucha del pueblo Ecuatoriano. Lo que suceda en las calles quiteñas y guayaquileñas podrá suceder en cualquier otra ciudad de nuestra América. Han tocado a uno de los nuestros, nos han tocado a todos. 

¡A LUCHAR, COMPATRIOTAS EN LA PATRIA GRANDE DE SAN MARTÍN Y BOLÍVAR!

Republica Argentina, 30 de Septiembre de 2010