ANTE LAS P.A.S.O. EN LA CAPITAL FEDERAL DE LA REPÚBLICA ARGENTINA

El 18 de abril de 2015, los integrantes del Partido Patria y Pueblo - Socialistas de la Izquierda Nacional en el área metropolitana mantuvieron una reunión plenaria para tratar, entre diversos temas, la posición a adoptar ante las elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias que se celebrarán en la ciudad autónoma de Buenos Aires el día 26 de Abril.

Sobre este punto en particular, el plenario resolvió:
a) indicar a los militantes de Patria y Pueblo, y recomendar a sus partidarios, amigos y simpatizantes, elegir por las lista de los candidatos del Frente para la Victoria; y

b) expresar su pública satisfacción por el modo en que se lograron dirimir las diferencias internas dentro del movimiento nacional mayoritario, y exhortar a todos sus integrantes a mantener los debates dentro del pueblo en el actual nivel de contención, mesura y respeto mutuoEs imperioso cerrar el paso a cualquier maniobra divisionista o provocadora que abra un canal dentro del frente nacional y ponga así en riesgo el objetivo central del año 2015: aplastar inapelablemente en primera vuelta electoral a cualquiera de los candidatos de la contrarrevolución antipopular y antinacional, muy en particular a las listas del Ing. Mauricio Macri y cualquiera de sus aliados.

Ante las Elecciones en la provincia de Cordoba

¡ABAJO EL “PARTIDO NEOLIBERAL CORDOBÉS”!

Patria y Pueblo – Zonal Córdoba celebra el lanzamiento de la candidatura a gobernador de nuestra provincia del Cro. Eduardo Accastello y llama a los cordobeses a votar en julio a quienes sostienen,  aquí, la política adoptada por Néstor Kirchner en el 2003, y continuada luego por la presidente actual,  Cristina Fernández de Kirchner. La militancia del campo nacional y popular cordobés tiene, hoy, la  oportunidad de luchar por una meta clara, y de una enorme trascendencia: terminar con el ciclo de gobiernos antipopulares, neoliberales y retardatarios que padeció la provincia durante 40 años, desde un lejano febrero de 1974, en que un alzamiento policial derribó al gobierno de Obregón Cano y Atilio López, que buscaba inspirarse en las jornadas del Cordobazo.

La provincia y su capital sufrieron particularmente la represión del Proceso, y su regresividad en el campo económico-social, con el desmantelamiento industrial y la primarización de la economía. Y, lamentablemente, no tuvieron un cambio, en este último sentido, al restablecerse la democracia en 1983. Es cierto que en el país se impusieron políticas que no alteraban el rumbo seguido por la dictadura cívico-militar del general Videla y Martínez de Hoz. Pero el radicalismo cordobés adoptó en tal sentido un sesgo más acentuado aún, y con gran irresponsabilidad rifó lo que estaba todavía en pie, el patrimonio de los bancos del Estado Provincial y las empresas públicas. Y, desalojada aquí la UCR del poder (Angeloz y Mestre), el delasotismo profundizó esa orientación neoliberal , esas mismas políticas, mientras lograba el prodigio –con los gobiernos de Menem como referencia nacional– de modificar las bases sociales del peronismo (o pejotismo) provincial, que antiguamente respaldaba lo más progresivo de la sociedad local (los trabajadores y las clases medias pobres), transformando a la fuerza fundada por Perón en la representación de los núcleos del poder económico concentrado y los sectores más retardatarios del interior provincial y la llanura pampeana. Al mismo tiempo, ya que la honestidad en el ejercicio del poder es incompatible con políticas que favorecen a los ricos y mandamases, una corrupción generalizada fue tornando aborrecible la práctica de la política para amplios sectores de la opinión pública, abriendo camino a experimentos “apoliticistas”, que eran inaptos para salir de la decadencia. 

No es posible ignorar, por otra parte, los desaciertos que reiteraron la búsqueda de un “acuerdo” entre el kirchnerismo, nacional, y la variante delasotista del “partido único neoliberal cordobés”, conjunto integrado hoy por la UCR, UPC, el Frente Cívico y el PRO: compiten electoralmente, pero acuerdan  en la defensa de las mismas políticas, con el patrocinio compartido de la Fundación Mediterránea.

Vamos a pelear, al fin, por gobernar la provincia. Es posible acabar con 40 años de atraso y reacción, corrupción y desquicio. Una clara definición de Cristina Kirchner ha cerrado la etapa de los cabildeos y especulaciones en el kirchnerismo local y lo ha encolumnado tras una figura con bases propias. Es, a nuestro juicio, una expresión de coherencia. Hay que agrupar las fuerzas populares, convocar con amplitud a todos los componentes del campo nacional, buscar el apoyo de los trabajadores y el pueblo, e invocar el espíritu de la Córdoba nacional, popular, democrática y rebelde.   

Córdoba, 16 de abril de 2015
PARTIDO PATRIA Y PUEBLO – SOCIALISTAS DE LA IZQUIERDA NACIONAL – ZONAL CÓRDOBA