HOY NOS MOVILIZAMOS PORQUE HAY QUE TERMINAR CON EL DESPOTISMO MACRISTA

Este gobierno convirtió la que alguna vez fue Capital Federal de Todos los Argentinos en una Ciudad Autónoma de los Privilegiados Antinacionales y Antipopulares. Especuladores, intermediarios, contratistas del Estado, financistas sin más patria que la evasión fiscal y el dólar ilegal, punteros al servicio del poder, matones y barrabravas de puño cobarde y escribas a sueldo de la oligarquía y del imperialismo se arracimaron bajo el manto de su "Pro". Con su propuesta de transformar al distrito más rico de la aglomeración más grande del país en un coto cerrado para quienes pudieran pagarlo, obtuvo total apoyo de los que todavía hoy hacen del exclusivismo antinacional de la ciudad de Rivadavia y Mitre su divisa excluyente.

Macri no gobierna por métodos democráticos. Nunca lo hizo. Se inauguró con la mítica UCEP, unidad de choque dedicada a patear a los "sin techo", quemarles sus pertenencias, expulsar ilegalmente y en nocturnidad alevosa centenares de familias de las viviendas improvisadas que habían logrado instalar en conventillos abandonados del Sur. Esa fue su marca de fábrica. La violencia callejera de las banditas fascistas de la pequeño burguesía racista, desclasada y semicriminal que tantos servicios le prestaron mientras hizo lo que él  lama su "iniciación en la política": la presidencia de Boca Juniors.

De qué podemos asombrarnos cuando luego pone al "Fino" Palacios al frente de una Policía Metropolitana que se especializa en atacar con bravura a médicos, enfermeros y pacientes de un hospital neurosiquiátrico...

Macri explicó desde el vamos que su héroe declarado en la intendencia fue el Brigadier Cacciatore, bombardeador de civiles inermes en 1955 y posteriormente déspota urbano del videlato, especialista en sacar pobres del distrito federal para arrojarlos en camiones a los últimos rincones de la aglomeración Buenos Aires, en los confines de los partidos más alejados del conurbano.

La dictadura de Macri no se liquidará solamente concentrándose en arrebatarle parcelas de poder urbano en un combate interminable para poner en marcha subgobiernos comunales. A Macri se lo desplazará también convenciendo a la mayoría de los porteños, a los peronistas que ocupan sus barriadas más humildes y a los integrantes más conscientes de las clases medias, de que no se puede gobernar contra la voluntad mayoritaria del país, ni tampoco sacándose de encima los pobres para administrar un country club de privilegio.


Macri es la Ciudad de la Furia. Solo apelando a las reservas patrióticas, nacionales y solidarias de los humildes de la ciudad, Buenos Aires dejará de ser la Ciudad de la Furia y volverá a ser la Capital Federal de los argentinos.

ACTO EN HOMENAJE A HUGO CHAVEZ




























Compañeras y Compañeros, los invitamos a participar del ACTO en HOMENAJE al COMANDANTE HUGO CHÁVEZ al cumplirse 192 años de la Heroica Batalla de Carabobo. Se realizara el lunes 24 de Junio a las 18.30 horas en Perú 272 – Capital Federal (Sala de Representantes de la Manzana de las Luces).
Asimismo, adjuntamos a continuación un Documento, para quienes quieran adherir pueden hacerlo al siguiente mail: homenajeahugochavez@gmail.com

-------------------------------------------
A 192 AÑOS DE LA HEROICA BATALLA DE CARABOBO
HOMENAJEAMOS A HUGO CHÁVEZ:
BANDERA DE LUCHA Y SOBERANÍA DE LATINOAMÉRICA

Homenajeamos al gran patriota con el que nuestra Latinoamérica inauguró el siglo XXI. A un militar que estuvo dispuesto a dar la vida por el pueblo venezolano y latinoamericano por la causa bolivariana. Quien fue emergente y es ejemplo para una generación entera de militantes de su tierra y del resto de los países al Sur del Río Bravo.

No recortamos aspecto alguno de Hugo Chávez. Lo homenajeamos llorándolo, pero sin reducirlo a la corta medida de un molde pequeño. Pretendemos ponernos nosotros a su medida para, desde allí, alcanzar nuevos horizontes. No nos aferramos a las utopías para soslayar la construcción de realidades porque nos enseñó a ver la frontera fundamental del mundo moderno: la que separa a las naciones imperialistas, de los países sometidos, más allá del carácter de sus respectivos gobiernos.

Lo homenajeamos porque desde un principio se reconoció como latinoamericano. Porque supo tener coraje y jugarse la vida cuando correspondía, pero también porque supo renunciar a todos los dogmas, más allá de liderar el Socialismo del Siglo XXI, para construir su objetivo supremo: la unidad de los latinoamericanos.

Lo homenajeamos también entre sonrisas, porque le reconocemos la irreverencia frente a los poderosos, la carcajada de los más humildes, algo que quizás muchos no le perdonarán jamás, esos que siguen gritándo “porqué no te callas” a quienes hoy lo levantamos como bandera.

Todos estuvimos orgullosos y jubilosos al ver que frente al más grosero representante del imperialismo estadounidense, Hugo Chávez libró, junto a sus pares de Argentina y Brasil, la batalla diplomática que destruyó el ALCA, una alianza” que nos hubiera condenado a todos a la miseria y el hambre. Allí renació de sus cenizas la patria latinoamericana sublevada.

Hugo Chávez también nos hace sentir orgullosos de ser argentinos. Porque así como el gobierno argentino de la década del 90 fue bastión del imperialismo contra Venezuela y Cuba, ahora es uno de los pilares fundamentales donde se edifica la soberanía de la región, contra los capitales especulativos, contra los imperialismos con gusto a viejo, contra los medios de comunicación que ponen y sacan gobiernos.

Hugo Chávez se sentó con todos, discutió con todos, y marcó diferencias con todos. Pero también supo encontrar caminos comunes, incluso cuando, en las conversaciones (obtenidas por la mediación de Néstor Kirchner y Fidel Castro) con Juan Manuel Santos, tan diferente a él en su historia, sus concepciones y sus propuestas, supo hallar el camino de la paz entre Colombia y Venezuela, camino que Washington pretendía dinamitar a toda costa para hundir la naciente unidad sudamericana en un océano de sangre.

Hugo Chávez siempre priorizó el diálogo entre latinoamericanos: primero Latinoamérica, le indicaba su infalible GPS. Ése era su “posicionamiento global”: entre nosotros, derechas e izquierdas tienen que ser nuestras, nunca sirvientas del interés ajeno. Por eso, en esas grandes creaciones diplomáticas que promovió decididamente la revolución bolivariana (la UNASUR, la CELAC) no se aceptan las fronteras ideológicas. Allí están, allí estamos, todos. No hay allí exclusión por motivos ideológicos, la unidad del Sur está por encima de cualquier ideología.

Fue con estas simples pero contundentes posiciones, sostenidas hasta el último instante de su vida, apoyadas en la potencia revolucionaria del pueblo venezolano, enlazadas con la huella de los Libertadores, que Hugo Chávez reinició la unificación de América Latina, recuperando una bandera que parecía olvidada, continuó una construcción que de tan grande nos había quedado trunca.

Y esa unificación nunca fue una consigna vacía para quien, como joven oficial del ejército de Venezuela, lloró de impotencia al verse privado de apoyar a la Argentina en su enfrentamiento con el imperialismo británico en las Malvinas, en 1982.

Vivimos en un país que ahora se sabe provincia de una nación a construir, siguiendo el rumbo trazado por San Martín y por Bolívar. Un rumbo de unidad, sin dogmatismos. Pero tenemos la firme certeza de que para llevarlo a buen término tenemos que construirle un ala intrépida, dispuesta a todo por defender ese camino, capaz de imponerlo contra cualquier alternativa externa e interna. Debemos estar alertas ante los intentos golpistas apuntalados por el imperialismo norteamericano y llevados a cabo por sus brazos ejecutores en cada una de las provincias de la Patria Grande. Hoy observamos como los innumerables Henrique Capriles diseminados por el continente se alzan a sangre y fuego contra los pueblos que dicen querer representar. Nada tienen para ofrecernos aquellos que reniegan de la voluntad popular de continuar en la senda bolivariana manifiesta a través de las urnas.   

Por estas razones y muchas más, decidimos homenajear al Comandante Hugo Chávez Frías en esta fecha patriótica y revolucionaria y celebrar que su Hijo, el Presidente Nicolás Maduro, conducirá al pueblo de nuestra Hermana República Bolivariana de Venezuela en unión con nuestro continente Latinoamericano hacia la lucha por la segunda y definitiva independencia. Manifestamos nuestro apoyo y absoluta confianza en su liderazgo para presidir el destino de esta Revolución.

Agrupación Política La Simón Bolívar
Corriente Política Veinte Veintiuno
Partido Patria y Pueblo - Izquierda Nacional