24 DE MARZO - 40 AÑOS




















El 24 de marzo de 1976, la oligarquía y el imperialismo, a través de la cúpula de las Fuerzas Armadas, implantaron un régimen de terrorismo de Estado. El brazo armado de la Nación se confirmó en el papel -que databa de 1955- de puño de una facción interna dispuesta a convertirnos en una colonia. Las FFAA contaron, en ese empeño, con apoyo directo de Estados Unidos, Europa Occidental y las filiales locales de sus bancos y empresas (dentro del predio de la Ford llegó a operar un helipuerto militar, por ejemplo).

Las FFAA perfeccionaron los métodos que habían venido aprendiendo desde 1957 los genocidas franceses en Argelia (Misión Militar Francesa). Muchos de sus integrantes devinieron vulgares secuestradores, asesinos de ciudadanos inermes, ladrones, apropiadores de chicos, y cómplices de ladrones (como en los casos Austral o Papel Prensa). Su furia sanguinaria se desató incluso contra miembros de las FFAA que se negaron a sumarse a la carnicería ordenada desde el Norte.

Pero la verdadera dimensión del crimen fue su carácter social y político: fue un golpe económico y social contra el país y, en especial, contra los trabajadores. La responsabilidad última fue civil, más que militar: la gavilla de mafiosos y asesinos de guante blanco encabezada por José Alfredo Martínez de Hoz.

Esos financistas, grandes empresarios y dueños de explotaciones agropecuarias pampeanas son los antecesores directos y los maestros del actual equipo económico de Mauricio Macri. Jamás podrán borrar de su frente la marca de Caín, y por eso prefieren no discutir el pasado argentino (salvo, claro, su relato antiK de pretensión totalitaria).

En 1976 instalaron por primera vez (la segunda fue con Menem y la Alianza) la misma timba financiera que hoy está tratando de imponer -por vía extorsiva, con un golpe blando perpetrado por la judicatura gorila, y mediáticamente blindado- el Pro y su jauría antinacional de “Cambiemos”.

El objetivo estratégico y explicitado luego en tiempos de Alfonsín por Juan Alemann fue, tal como lo es hoy, anular toda posibilidad de autonomía industrial autocentrada y, en el fondo, destruir políticamente a la clase trabajadora. Lo mismo que pretende hoy el macrismo. Ahí está el desliz verbal de la Vicepresidenta Graciela Michetti (“Macri quiere una India, basta de industrias”) para los que aún duden.

No por casualidad Mauricio Macri llegó al poder apoyándose en la judicatura remanente del régimen de 1976 (o del menemismo, que desde el punto de vista social es la misma cosa), y de los medios que en esos tiempos se apoderaron de Papel Prensa por medio de secuestros, asesinatos y torturas, como muchos otros hicieron en otras empresas.

Entre las firmas nacionales más importantes que se beneficiaron con ese régimen se encuentran  el grupo Macri, Acindar, del ex ministro de Economía Alfredo Martínez de Hoz, Loma Negra, (Fortabat), y la naviera Pérez Companc. También hay corporaciones extranjeras, como Techint, IBM, Ford y Fiat. Y, por supuesto, el listado incluye al sector financiero: Bancos Río, Francés, Citibank y Supervielle, entre otros. 

A fines del ’83, el perjuicio para el Estado se estimó en 23 mil millones de dólares: más de la mitad de la deuda externa de esos años. Deudas privadas que le impusieron al país entero gracias a Cavallo, que elogia ahora a Macri.

No fue una disputa entre violentos como se intentó instalar, fue un plan coordinado por los EEUU y los sectores concentrados. Los mismos EEUU que hoy se babean de gozo al ver a Mauricio Macri y su intento de “cambiar futuro por pasado”, de cambiar dignidad por sometimiento abyecto, riqueza por miseria, industria por desocupación.


••• EL MEJOR HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS DEL 24 DE MARZO ES COMBATIR AL RÉGIMEN DE MACRI PARA QUE SU PLAN SINIESTRO NO PUEDA AVANZAR. LA MEMORIA DE LAS VÍCTIMAS ASÍ LO EXIGE •••

ANTE LA NEGOCIACIÓN CON LOS FONDOS BUITRE


























La capitulación macrista ante los fondos buitre y la usura internacional era lo menos que podía esperarse de este régimen electo pero antipopular, antinacional y de restauración oligárquica e imperialista.

Esa usura financió y apoyó la llegada de Mauricio Macri al poder, y ahora viene a cobrar su deuda. El macrismo quiere devolver favores a costa nuestra, de la dignidad misma del país y de las generaciones futuras.

Es lógico. Al primer día lo hizo con los rentistas pampeanos, las grandes cadenas de supermercados, las mineras imperialistas, los monopolios de la comunicación, y cualquier gorila en disponibilidad que ande por allí. Ahora, con el presupuesto desequilibrado por la transferencia de ingresos a los sectores más parasitarios e improductivos de nuestra estructura económica, llega la hora de los usureros.

Tras crear la crisis fiscal, Prat Gay la esgrime como argumento extorsivo para forzar a los argentinos a iniciar un nuevo ciclo de endeudamiento. Si el hombre de la Banca Morgan se sale con la suya, volveremos a la fatal rueda que, como ya sabemos, lleva a una pesadilla de violencia, muerte y desolación, y no terminará sin derramar sangre popular en las calles.

La extorsión se ejerce a todos los niveles. Senadores, diputados, legislaturas, gobernadores, hasta intendentes, están sufriendo el chantaje oficial. La forma más grosera es el secuestro extorsivo de fondos a las provincias que votaron contra el macrismo para alinearlas con el nuevo poder.

La única preocupación del ministro del Interior, Rogelio Frigerio nieto (tan cipayo como su abuelo) es obligar a los gobernadores a rifar la soberanía nacional (derogación de la ley de Deuda Soberana) y eliminar la intervención parlamentaria en las decisiones relativas a la deuda externa (ley Cerrojo).

Aquellos que entreguen la soberanía nacional que tanto costó reconquistar, aquellos que cedan ante la presión, aquellos que se sumen a la intentona del gobierno, estarán traicionando al pueblo argentino y a la patria: darán a un régimen antinacional la libertad absoluta de manejar la deuda externa como se les antoje.

Vergüenza ajena dan los legisladores del Frente Renovador cuando pretenden salvar la honra “limitando” el monto del endeudamiento ¿Creen por casualidad que pueden ponerle límites a un régimen capaz de violar toda legalidad para complacer al monopolio mediático Clarín, o a eliminar con un DNU leyes aprobadas por enorme mayoría en el Congreso y que muchos de ellos vivaron al momento de su aprobación?

El Frente Renovador lima las cadenas de Obligado para permitir que la flota invasora penetre en nuestro territorio. Y con ese “límite” en el que nadie cree pretende tapar su infamia para votar “con la nariz tapada” cuando son los que generan la mayor de las pestilencias en todo este asunto.

Esta votación parlamentaria dividirá aguas, con mayor claridad que los episodios de la “125”. Compartimos la propuesta, que diversos dirigentes peronistas acaban de hacer, de que la votación sea nominal.
Los legisladores tienen al gobierno en un puño: basta que lo aprieten para que tenga que sentarse a negociar. Quienes no lo hagan deberán ser conocidos por todo el país. Que la traición a la patria no quede en el anonimato del tablero electrónico.

El macrismo es un régimen despótico y agresivo. Traspasado de odio y sediento de revancha contra la Argentina y los argentinos, infestado hasta el último rincón con empleados, agentes y partidarios del más cavernícola interés rentístico, usurario y transnacional, cuanto antes se le ponga un freno más vidas se salvarán.

Quien apoye este intento de sometimiento a la voluntad de un senil y reaccionario juez de circuito neoyorquino es, sin más vueltas, un traidor a la Patria. El pueblo argentino, y nuestro partido con él, sabrán qué hacer con ese tipo de malos hijos de esta gran tierra americana.​

Finalmente, Patria y Pueblo agrega que sin desmedro de haber apoyado el rumbo patriótico de las negociaciones encaradas por el Dr. Néstor Carlos Kirchner tras asumir el mando en 2003, debe tenerse en claro, de aquí al futuro, que en estos hechos trágicos de hoy se revela la profunda verdad de que la deuda externa argentina sigue siendo tan odiosa, delictiva, impagable y digna de repudio soberano hoy como quince años atrás.

O se está al servicio del Pueblo contra la deuda,
o se está contra el pueblo al servicio de la Deuda.
Alejandro Olmos

Secretariado Ejecutivo Nacional
Néstor Gorojovsky - Secretario General
Rubén Rosmarino, Lorena Vazquez, Pablo López, Jacinto Paz.