JUJUY, EL CENTRO DE EXPERIMENTACIÓN EN TORTURA JUDICIAL


El reciente fallo contra la dirigente popular Milagro Sala demuestra, como si hicieran falta más pruebas, que desde la victoria de Cambiemos en 2015 el gobernador Gerardo Morales y su oposición cómplice convirtieron la judicatura jujeña en empleados de un gran laboratorio del crimen judicial.

La prisión de Milagro Sala, sin pruebas ni cargos, la multiplicidad de causas inventadas a las que se la obliga a responder, la destrucción física y económica de la inmensa obra de reparación de la vida de los eternos postergados de Jujuy no son más que una gigantesca venganza de clase.

Esta operación requirió un desvergonzado amaño del Poder Judicial de la provincia, que contó con la anuencia del régimen mitrista y oligárquico de ocupación extranjera que encabeza Mauricio Macri y el beneplácito de la Embajada estadounidense, muy en especial de su embajador, el "mejorador de la justicia" Edward Prado.

Todo esto se está ejecutando como primera parte de una vasta operación de guerra de clases contra el pueblo argentino, que los lechuguinos y cobardes denominan "lawfare", bajo la benévola mirada del abogado de empresas imperialistas Germán Garavano.

Para cumplir su cometido, al chozno de encomenderos Morales no le tembló la mano en sus primeras medidas en el campo de la administración de Justicia, que se ha convertido en látigo sectario y clasista en manos de jueces que ni siquiera pudieron pasar nunca un examen decente para asumir su cargo, como la Dra. Tolaba, cofirmante del inicuo fallo condenatorio.

Quienes hoy disfrutan de una impunidad de corto alcance terminarán temblando ante la justicia que ejercerán las masas cuando los argentinos, y no estos "natives" al servicio del gran capital y los Estados Unidos, volvamos a gobernar nuestra patria y nuestras provincias.

Comentarios

Entradas populares