A DÍAS DEL TRIUNFO DE LA BARBARIE





























No ha pasado una semana de la asunción del Ingeniero Mauricio Macri como presidente de la Nación, y ya quedó en claro el ánimo revanchista, vengativo, retrógrado, antihistórico y antinacional de su gobierno.

Ya la aviesa interpretación de una judicatura adicta, clasista y parcial del artículo 93 de la Constitución, violatoria del artículo 91, sobre la ceremonia de traspaso de insignias, dio tono de golpe de Estado judicial al inicio de la presidencia de Macri.

El escándalo jurídico solo buscaba, como explicó la Dra. Michetti, nuestra vicepresidenta, asegurar que la ceremonia se efectuase en la Casa Rosada para dar una imagen de fortaleza ante los medios internacionales.

Esto se debe a que el gobierno Macri sabe perfectamente que solo en el extranjero puede contar con aliados firmes, y que a medida que desarrolle su programa de entrega tecnocrática de la Argentina al capital extranjero y de recolonización industrial del país perderá incluso el apoyo de la enorme mayoría de quienes lo votaron el 22 de noviembre.

Un país dividido en dos, con un gobierno que sabe que se irá debilitando con cada medida que tome, representa una situación de inmensa violencia potencial.

Ya se han visto episodios de ese tipo en Mar del Plata, donde bandas expresamente neonazis que apoyaron al intendente macrista agredieron brutalmente a un joven homosexual. Lo mismo puede decirse del violento desalojo de un centro cultural en el feudo macrista (cosas de "famiglia") de Vicente López.

Las expresiones no terminan allí. Los ataques cibernéticos, la violencia verbal, la intolerancia y la inquietud que azotan hoy día el trato entre argentinos derivado de este no reconocimiento de que el país entero quiere la paz, pero no la paz de una de las mitades sino una paz que implique el reconocimiento de las dos, no dejará de crecer.

ATE denunció persecución ideológica en el ministerio de Seguridad, un ataque cibernético que nadie controló desactivó por días enteros la web de Página 12, un obvio y lúcido opositor a la política económica del macrismo.

Una docena de lo que se anuncia como una catarata de decretos de necesidad y urgencia, que se extralimitan en su objetivo declarado de reorganizar el sistema de ministerios, ya mostraron el desinterés del presidente Macri por las formas institucionales que tanto cacareaba defender en la campaña.

El flamante ministro de Comunicaciones, el Dr. Aguad (conocido como el "milico" por su íntima amistad con el Gral. Menéndez, amo y señor de Córdoba bajo el régimen de facto inaugurado en 1976), declaró sin ambages que el Congreso no debía prevalecer sobre el Ejecutivo.

Francamente, esa declaración nos coloca al borde mismo del abismo hacia la dictadura. 

Podríamos agregar docenas de hechos igualmente graves, como la inflación desatada antes aún de gobernar por el agente de la Banca Morgan Prat Gay, ahora ministro de economía, o las recientes amenazas de despido a los trabajadores de Techint que no acepten una reducción salarial (en contexto inflacionario) del 10%.

Podríamos agregar múltiples ejemplos más, pero no tenemos lugar en este texto.

La barbarie se ha desatado en el país al amparo de la complicidad de la judicatura, y ya está claro que ni la "pobreza cero" ni la "unidad" ni la "alegría" serán el objetivo real de Macri y sus ministros.

Estamos ante una restauración oligárquica en toda la línea. Restauración que pretenderá aplastar a quienes se opongan a la entrega del país, atado de pies y manos, al gran capital imperialista y sus socios locales, los grandes capitales del complejo agroexportador.

Patria y Pueblo convoca a todas las fuerzas del campo nacional, azoradas y dispersas ante este sombrío espectáculo que se despliega ante nuestra mirada, a movilizarse políticamente para impedir la abrogación de la existencia misma de la mitad del país por parte de una ínfima minoría que supo aprovechar bien los errores del gobierno saliente para encaramarse en un poder que, en el fondo, saben que no merecen ni podrán sostener sin violencia.

Como primer paso proponemos a las autoridades del Frente para la Victoria exigir la inmediata convocatoria a sesiones extraordinarias del Congreso, para que este intento dictatorial quede forzado a mostrarse sin caretas y el pueblo argentino, haya votado por quien haya votado, sepa bien a qué atenerse respecto al macrismo.

Posteriormente, deberán dar su palabra los representantes de los trabajadores. No es momento de "esperar a las paritarias", sino de contraponer el peso de la clase trabajadora al de la camándula oligárquica que pretende anular cien años de historia argentina a partir de una mínima diferencia coyuntural en una elección presidencial.

Será el caso de estar a la altura de las circunstancias que la hora exige, o de esperar a que el pueblo haga tronar su escarmiento sobre propios y ajenos.

Mesa Ejecutiva Nacional
Néstor Gorojovsky, Secretario General
Bailón Gerez, Juan María Escobar, Rubén Rosmarino, Lorena Vazquez, Hugo Santos, Aurelio Argañaraz, Pablo López, Silvio Zuzulich, Edgardo Sánchez, Jacinto Paz.

1 comentario:

  1. En pocos meses volverá aquello de ¡¡Piquete y Cacerola la lucha es una sola!!

    ResponderEliminar