Ir al contenido principal

El paro del 10 de abril no es político ni gremial, es malo

Los sindicatos que reconocen la conducción del secretario general de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, lanzaron para hoy, 10 de abril de 2014, un paro general conjunto con los que siguen al líder de la CGT Azul y Blanca, Luis Barrionuevo, y la fracción de la CTA que lidera Pablo Michelli.

El paro cuenta, entre otros apoyos y adhesiones tan esperables como sintomáticos, con los del bloque  antikirchnerista de “izquierda”, de la asociación de pequeños rentistas agrarios que lidera Eduardo Bussi llamada Federación Agraria Argentina y, para coronar, de la Sociedad Rural Argentina fundada por un Martínez de Hoz.

A ningún trabajador argentino puede escapar que este último dato brinda el sentido del conjunto del movimiento huelguístico. Un paro “contra la inflación” no puede hacerse con apoyo de los principales causantes de la inflación.

Un paro general puede ser bueno o malo. Si consulta el interés del conjunto de la clase trabajadora, es bueno. Si no lo consulta, es malo. Si recibe el apoyo de la oligarquía argentina, por definición, no puede ser bueno. Busca debilitar al único gobierno que podría, en las condiciones correctas, hacer efectivas las medidas que permitan cumplir con esas exigencias. Puede ser reivindicativamente “bueno”, pero es políticamente “malo”, y lo que prima en este caso es lo político.

Es por eso que Moyano cuenta con la alianza de Barrionuevo, “gastronómico” que jamás le pasó el trapo a una mesa de bar, menemista que no logró reciclarse positivamente dentro del kirchnerismo, perfecto exponente del matonaje sindical coimero tan a gusto de la oligarquía y los “moralistas” de izquierda (que sin los Barrionuevo tendrían pocos motivos para existir).

Pero la CGT Azopardo, con este paro, rifa un heroico y glorioso pasado de luchas contra el estáblishment para actuar como si esperase que Massa, Binner, Macri o el mismísimo “Pino” Solanas, candidatos todos ellos del arco antinacional, fueran a darle mejor trato que un kirchnerista desde la Casa Rosada. Si realmente lo cree, está en un error gravísimo, que debilita estratégicamente a aquellos a los que trata de representar y favorece a sus enemigos.

En otros tiempos, en apoyo de Néstor y Cristina Kirchner, Hugo Moyano logró movilizar centenares de miles de compatriotas. En determinado momento, hasta parecía posible reunificar las alas más combativas del movimiento obrero por la aproximación de “los dos Hugos” (Moyano y Yasky). Hoy, vemos a quien sacó a Barrionuevo de la CGT abrazándose con él ante los aplausos del estáblishment en pleno.

Vale como advertencia: cuando la SRA se pone de nuestro lado, llegó el momento de dar un golpe de timón que imprima un giro de 180 grados.

El problema de la economía argentina, que entre otras cosas impone las actuales medidas de restricción de ingresos y las injustas retenciones salariales del impuesto a las ganancias, no es la política económica que lleva el gobierno. El problema es político: la supervivencia del sistema oligárquico imperialista, que deforma y desangra al conjunto de la Nación.

Es cierto que fue un gravísimo error tratar de resolver las consecuencias nefastas de esa supervivencia apoyándose en una casi imaginaria burguesía nacional en vez de recurrir al apoyo movilizado del núcleo más duro del movimiento obrero y los trabajadores. Pero este paro no ayuda a subsanarlo.

Es cierto que ciertos sectores kirchneristas (no todos) celebraron la excomunión presidencial del “negro ambicioso y burócrata Hugo Moyano”. Esos sectores festejaron como un avance el astillamiento del movimiento obrero y la ruptura de la alianza plebeya que había sostenido al kirchnerismo desde 2003.

Pero la dirigencia que convocó a este paro general está mostrando ser tan inconsciente como esos divisionistas autodestructivos. Peor aún: cuando más falta hace recomponer el frente plebeyo, agregan la grosería de lanzar un paro general con el apoyo explícito de los sectores más antiobreros del país, que son los que generan la inflación, imponen los ajustes y hunden a la nación en la peor de las inseguridades.

Los únicos paros generales válidos son los que se hacen contra el estáblishment. El mismo estáblishment que se opone al kirchnerismo y si pudiera, lo voltearía. Apoyando un paro, si hace falta.

Secretariado Nacional
Nestor Gorojovsky, Ruben Rosmarino, Pablo López, Jacinto Paz y Lorena Vazquez.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Con Unidad Se Van, con Programa No Vuelven

El coloniaje y sus agentes locales han retornado al poder. Los socialistas de la Izquierda Nacional convocamos a todos los argentinos, desde el partido Patria y Pueblo, a una nueva gesta de liberación. Vamos a impedir que hundan al país en la mendicidad, la indignidad y el caos, y vamos a asegurar que no vuelvan a ejercer jamás el poder mal habido que hoy detentan.
I - El retorno de la oligarquía al poder y la dirigencia de la UCR Argentinas y argentinos, arrancarse las vendas de los ojos es una obligación ineludible: el destino del país está hoy en manos de los mismos sectores económicos y sociales que en 1955 convirtieron en sus sicarios a las Fuerzas Armadas y en 1976 las usaron para imponernos un régimen criminal que ellos, y no la gran mayoría de los uniformados, prepararon, fomentaron, apoyaron y sostuvieron.
No se indigne nadie ante esta evidencia, y muy especialmente los radicales que durante la segunda presidencia de la Dra. Cristina Fernández de Kirchner creyeron en una dirigen…

La venganza de Clarín, la disciplina de clase, el odio gorila.

La intervención militarizada con tropas de Gendarmería al gremio de Canillitas, la separación del compañero Omar Plaini de la conducción del gremio por parte del juez federal Marcelo Martínez De Giorgi, que nada tiene que hacer en este caso, es otra andanada del Gobierno clasista de Mauricio Macri contra los trabajadores y sus organizaciones.

Estamos ante una venganza del Grupo Clarín, que desde hace años quiere castigar a un gremio que pone frenos a la inicua explotación de un monopolio insaciable.
Pero es más que eso. Para el Pro y sus secuaces, el movimiento obrero es la "mafia" laboral. Éste es el cuarto sindicato que intervienen, algo nunca visto bajo condiciones de institucionalidad constitucional.
Si el resto de los sindicatos y organizaciones políticas no intervienen contra esta ofensiva judicial (nunca hay que olvidar que el poder judicial se mantuvo en funcionamiento durante las dictaduras militares) y ante este comportamiento clasista y revanchista, condenarán a los …