Ir al contenido principal

Chevron y la Soberanía Nacional

Una ola de antiimperialismo petrolero se desató sobre la Argentina al conocerse el decreto que corona los acuerdos de YPF con la empresa imperialista Chevron para empezar a desarrollar los yacimientos de petróleo de esquisto (shale oil) en la zona de Vaca Muerta, Neuquén.

Esos acuerdos no lesionan la soberanía argentina. El 80% de los hidrocarburos obtenidos queda en manos de nuestro país, el 20% en manos de la empresa contratada, los plazos de inversión y las penalidades son correctos, no se traspasa una sola acción de YPF a la empresa Chevron, y todas las diferencias deberán resolverse ante tribunales argentinos.

El acuerdo permite resolver, drástica y rápidamente, el drenaje de divisas que significa la permanente adquisición de hidrocarburos por parte del Estado y el país para poder sustentar el proceso de reindustrialización.

La situación es consecuencia de las políticas impulsadas precisamente por los más duros críticos del gobierno nacional: el radicalismo, el PRO, el peronismo cipayo y los progresistas de la Alianza. Son ellos, no el kirchnerismo, los responsables del desguace de YPF y de la transformación de la Argentina en proveedor de petróleo y gas barato a las empresas extranjeras implantadas en Chile.

Llamamos a los compañeros del campo nacional y del más amplio campo popular que se dejaron llevar por la argumentación de esos enemigos de la Patria a reconsiderar sus posiciones.

Detrás de las críticas a Cristina Fernández de Kirchner por el acuerdo con Chevron no está la intención de nacionalizar definitivamente YPF, ni la de desarrollar una tecnología propia en tiempo récord para explotar el petróleo de Vaca Muerta. Lo que hay allí es la intención de mantener y agrandar el desequilibrio de la balanza comercial, para empujar al país a una devaluación y a una crisis financiera.

Néstor Gorojovsky
Secretario General

Comentarios

  1. Juventud Obrera Salta6 de agosto de 2013, 13:23

    Coincidimos totalmente. Reprochamos y repudiamos (lo hacemos saber por este medio) a los fascistas que buscan desacreditar a la Izquierda. Acá en Salta, Agustín Ulivarri dijo que la izquierda se acaba cuando la plata de lso contribuyentes se termina. Estamos totalmente en contra de estas declaraciones.
    Ulivarri Rodi quiere escrachar la llegada de dirigentes de Camila Vallejos a Salta... Vamos Vamos la Izquierda!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Con Unidad Se Van, con Programa No Vuelven

El coloniaje y sus agentes locales han retornado al poder. Los socialistas de la Izquierda Nacional convocamos a todos los argentinos, desde el partido Patria y Pueblo, a una nueva gesta de liberación. Vamos a impedir que hundan al país en la mendicidad, la indignidad y el caos, y vamos a asegurar que no vuelvan a ejercer jamás el poder mal habido que hoy detentan.
I - El retorno de la oligarquía al poder y la dirigencia de la UCR Argentinas y argentinos, arrancarse las vendas de los ojos es una obligación ineludible: el destino del país está hoy en manos de los mismos sectores económicos y sociales que en 1955 convirtieron en sus sicarios a las Fuerzas Armadas y en 1976 las usaron para imponernos un régimen criminal que ellos, y no la gran mayoría de los uniformados, prepararon, fomentaron, apoyaron y sostuvieron.
No se indigne nadie ante esta evidencia, y muy especialmente los radicales que durante la segunda presidencia de la Dra. Cristina Fernández de Kirchner creyeron en una dirigen…

La venganza de Clarín, la disciplina de clase, el odio gorila.

La intervención militarizada con tropas de Gendarmería al gremio de Canillitas, la separación del compañero Omar Plaini de la conducción del gremio por parte del juez federal Marcelo Martínez De Giorgi, que nada tiene que hacer en este caso, es otra andanada del Gobierno clasista de Mauricio Macri contra los trabajadores y sus organizaciones.

Estamos ante una venganza del Grupo Clarín, que desde hace años quiere castigar a un gremio que pone frenos a la inicua explotación de un monopolio insaciable.
Pero es más que eso. Para el Pro y sus secuaces, el movimiento obrero es la "mafia" laboral. Éste es el cuarto sindicato que intervienen, algo nunca visto bajo condiciones de institucionalidad constitucional.
Si el resto de los sindicatos y organizaciones políticas no intervienen contra esta ofensiva judicial (nunca hay que olvidar que el poder judicial se mantuvo en funcionamiento durante las dictaduras militares) y ante este comportamiento clasista y revanchista, condenarán a los …