Ir al contenido principal

Sobre el acuerdo con Irán

El partido Patria y Pueblo declara que el acuerdo con la República Islámica de Irán sobre la declaratoria correspondiente a los imputados por el atentado en la AMIA es una de las principales piezas de diplomacia que la Argentina ha prestado a la ley internacional. Equivale en más de un sentido a la Doctrina Drago, que prohíbe el cobro de deudas por medio de la fuerza armada.

Tenemos la certeza de que este acuerdo sentará jurisprudencia internacional, y una vez acallada la gritería de quienes deseaban usar el atentado en contra de la República Islámica de Irán, esta acción jurídico-diplomática le ganará a la Argentina un nuevo sitio de señorío en la historia de las relaciones internacionales y la resolución de conflictos por medios pacíficos.
El acuerdo con la República Islámica de Irán sobre el atentado a la AMIA, recién aprobado por el Congreso de la Nación, tiene además el siguiente significado:

a) rompe con el criterio servil y disgregador de la unidad nacional que inauguró Carlos Saúl Menem cuando le pidió disculpas al embajador de un país extranjero por un atentado contra el pueblo y la nación argentina, como si el representante de los muertos y heridos fuera el Estado de Israel y no el Estado Argentino

b) permite remontar el atoramiento judicial de una causa que para poder seguir adelante requería tomar declaración a los acusados

c) extiende la jurisdicción argentina fuera de nuestro territorio de un modo legítimo, consensuado diplomáticamente y diametralmente opuesto a la doctrina intervencionista de la "justicia universal" según la cual un juez de cualquier país puede actuar de oficio en delitos cometidos en otro país.

Esta doctrina -por obvios motivos de relación de fuerzas- siempre opera a favor de los países poderosos y en contra de los países débiles, y es el correlato jurídico del "derecho a proteger los DDHH" 
que reemplazó a la "carga del hombre blanco" como justificación ideológica de las invasiones imperialistas a los países oprimidos.

La oposición cumplió un tristísimo papel, que no merece comentario. Debemos decir, sin embargo, que es  completamente inaceptable que legisladores originarios del movimiento obrero hayan negado su concurso al quórum requerido para aprobar este acuerdo. La soberanía y dignidad de la Argentina no es ajena al interés de los trabajadores.

Faltar a ese deber es una grave equivocación, si lo que se pretende es representar a las masas laboriosas de nuestro país, que en todo momento crucial saben ver perfectamente por dónde pasa el interés de
la patria.


MESA NACIONAL
Néstor Gorojovsky, Secretario General
Bailón Jerez, Juan María Escobar, Rubén Rosmarino, Lorena Vazquez, Hugo Santos, Gustavo Battistoni, Pablo López, Silvio Zuzulich, Edgardo Sánchez, Jacinto Paz

Comentarios

Entradas populares de este blog

Con Unidad Se Van, con Programa No Vuelven

El coloniaje y sus agentes locales han retornado al poder. Los socialistas de la Izquierda Nacional convocamos a todos los argentinos, desde el partido Patria y Pueblo, a una nueva gesta de liberación. Vamos a impedir que hundan al país en la mendicidad, la indignidad y el caos, y vamos a asegurar que no vuelvan a ejercer jamás el poder mal habido que hoy detentan.
I - El retorno de la oligarquía al poder y la dirigencia de la UCR Argentinas y argentinos, arrancarse las vendas de los ojos es una obligación ineludible: el destino del país está hoy en manos de los mismos sectores económicos y sociales que en 1955 convirtieron en sus sicarios a las Fuerzas Armadas y en 1976 las usaron para imponernos un régimen criminal que ellos, y no la gran mayoría de los uniformados, prepararon, fomentaron, apoyaron y sostuvieron.
No se indigne nadie ante esta evidencia, y muy especialmente los radicales que durante la segunda presidencia de la Dra. Cristina Fernández de Kirchner creyeron en una dirigen…

La venganza de Clarín, la disciplina de clase, el odio gorila.

La intervención militarizada con tropas de Gendarmería al gremio de Canillitas, la separación del compañero Omar Plaini de la conducción del gremio por parte del juez federal Marcelo Martínez De Giorgi, que nada tiene que hacer en este caso, es otra andanada del Gobierno clasista de Mauricio Macri contra los trabajadores y sus organizaciones.

Estamos ante una venganza del Grupo Clarín, que desde hace años quiere castigar a un gremio que pone frenos a la inicua explotación de un monopolio insaciable.
Pero es más que eso. Para el Pro y sus secuaces, el movimiento obrero es la "mafia" laboral. Éste es el cuarto sindicato que intervienen, algo nunca visto bajo condiciones de institucionalidad constitucional.
Si el resto de los sindicatos y organizaciones políticas no intervienen contra esta ofensiva judicial (nunca hay que olvidar que el poder judicial se mantuvo en funcionamiento durante las dictaduras militares) y ante este comportamiento clasista y revanchista, condenarán a los …