NACIONALIZAR YA EL ACOPIO DE GRANOS PARA RESPONDER A LA EXTORSIÓN GORILA

La Sociedad Rural Argentina y su séquito de organizaciones adictas están convocando a una  insurrección tributaria. La oligarquía le ha declarado la guerra al gobierno y no se tomó vacaciones. Solo le preocupan los miles de millones de dólares que están perdiendo en sus negocios con China. El gobierno kirchnerista les molesta. Necesitan con urgencia de bolsillo llegar al postkirchnerismo. Por eso intentan paralizar el comercio exterior, después de haber intentado generar una corrida cambiaría apalancando el dólar ilegal.

La nueva extorsión de la Mesa de Enlace carece de toda justificación económica y financiera. Solo se explica porque un grupo minúsculo de rentistas controla el principal canal de ingreso de divisas   internacionales a nuestro país. El intento, brutalmente expresado, es poner de rodillas al gobierno nacional para que puedan quedarse con toda la renta diferencial pampeana en beneficio propio y privado.

Estamos ante una nueva “125”. Es momento de definiciones claras. Quien se rehúse a apoyar al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner contra esta asonada quedará fuera del campo nacional, y el pueblo lo repudiará por más méritos que haya hecho en el pasado. Pero a su vez el gobierno tiene que convocar a todos los integrantes del campo nacional a movilizarse en su defensa, sin privilegiar o discriminar a ninguno pero sin olvidar que su única base segura de sustentación está en un movimiento obrero organizado cuyo sometimiento es garantía de inacción.

Durante el conflicto de la "125" la dirigencia ruralista-oligárquica pretendió reducir por hambre a las ciudades. Hoy apuesta a desfinanciar a un país que decidió no recurrir al crédito externo para sustentar su industrialización. No se puede minimizar el carácter criminal de la amenaza. Hay que cortar de un tajo, cuanto antes, la cabeza de esta serpiente insaciable. Los argentinos ya tenemos un bicentenario entero para aprender cómo se conducen. Son incorregibles porque no pueden actuar de otro modo.

Saben que el desarrollo industrial, en el mejor de los casos, los sacaría del sitio privilegiado que ocupan en la sociedad argentina y los reduciría a lo que realmente serían si se los despojara de su privilegio rentístico: una banda de humildes juntabosta, iguales a cualquier empresario de esos que ellos desprecian por "improductivos".

Están dispuestos a todo para negar esa igualación, democratizadora y modernizadora." Patria y Pueblo alerta y convoca a nacionalizar la capacidad de acopio y el comercio exterior, imponer juntas reguladoras de granos y carnes e intervenir hasta el último rincón de los campos para impedir que estos mafiosos usen los silos bolsa como una soga para ahorcar al país entero.

En un segundo paso, la Argentina tiene que marchar a la constitución de una Empresa Nacional de Producción y Comercialización Agropecuaria, a la cual podrán asociarse los empresarios rurales dispuestos a trabajar para el bien común.

Mesa Ejecutiva Nacional:  
Néstor Gorojovsky, Secretario General  
Bailón Jerez, Juan María Escobar, Rubén Rosmarino, Lorena Vazquez, Hugo Santos, Gustavo Battistoni, Pablo López, Silvio Zuzulich, Edgardo Sánchez, Jacinto Paz

No hay comentarios:

Publicar un comentario