7D y el fin de los privilegios de la antipatria

Declaración del partido Patria y Pueblo - Socialistas de la Izquierda Nacional
El 7D no se discuten los medios de comunicación sino los privilegios de la antipatria
¡Todo nuestro apoyo al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner!


Las declaraciones que hizo hoy el ministro de justicia, Julio Alak, revelan que el gobierno nacional está dispuesto a llevar la lucha por la implantación de la Ley de Medios hasta sus últimas consecuencias políticas. No de otro modo puede entenderse que un funcionario del Poder Ejecutivo informe a integrantes en rebeldía de la casta judicial que cualquier intento dilatorio adicional que permita cuestionar la plena vigencia de dicha ley, tras tres años de demoras y chicanas, será considerado un "alzamiento".

El fragote judicial organizado por el Grupo Clarín y sus secuaces, en medio de un clima pleno de sospechosos incidentes energéticos y de otro tipo, muestra que lo que estamos enfrentando los argentinos es una batalla para definir quién tiene el poder en nuestro país: si la camándula extorsiva de rentistas, estafadores, especuladores, falsos influyentes, agentes extranjeros, zánganos de alto nivel adquisitivo que componen el "estáblishment", o las masas populares que apoyan un programa de reconstrucción nacional que permita superar las monstruosas consecuencias que ha tenido para nuestro país el período 1976-2003, durante el que ellos gobernaron.

Hay aquí un sabotaje generalizado de las clases dominantes contra un gobierno que, al menos en forma parcial pero decidida, está intentando revertir algunas de las principales consecuencias de ese período trágico de nuestra historia y de algunos de sus fundamentos estructurales básicos.

El estáblishment no defiende al "Grupo Clarín" por generosidad, sino por solidaridad de clase. Los politicastros y funcionarios judiciales que le hacen de guardaespaldas, los oficiales (y aún suboficiales) que generan tensiones innecesarias al insistir en reclamos que ya han sido admitidos, los oscuros saboteadores que provocan cortes de luz en las grandes ciudades, e incluso los funcionarios que buscan asegurar sus puestos ahondando divisiones autodestructivas dentro del campo popular, todos ellos, pretenden sostener un sistema rentístico del que, en último análisis, son tan beneficiarios como esclavos. Saben que cuando el gobierno argentino quiebre el monopolio mediático del Grupo Clarín habrá abierto el camino a medidas mucho más profundas, y plantean la batalla en el terreno que corresponde.

Gran coraje tiene el gobierno al responder con las mismas armas y con igual decisión. La batalla hubiera sido más sencilla, si se hubiera recurrido a las masas en vez de confiar en mecanismos institucionales. Pero esta vez lo importante es la voluntad de utilizarlas al servicio de la patria y del pueblo argentino.

Esa decisión está. Y no es momento de medias tintas. Hay que acabar con el oligopolio mediático de los enemigos de la Patria. La Ley de Medios tiene que salir el 7D, y los alzados contra su vigencia deberán ser tratados como lo que son, ya que ellos mismos se han puesto fuera de la ley refrendada por la soberanía popular y los mecanismos del estado deberán actuar en consecuencia.

Mesa Ejecutiva Nacional:
Néstor Gorojovsky, Secretario General
Bailón Jerez, Juan María Escobar, Rubén Rosmarino, Lorena Vazquez, Hugo Santos, Gustavo Battistoni, Pablo López, Silvio Zuzulich, Edgardo Sánchez, Jacinto Paz

1 comentario:

  1. UN solo comentario, me da bronca que digan 1976-2003, porque kirchner no llego de un repollo a la presidencia y cambio el sitema... estan ignorando el argentinazo del 2001 y su expresion en el cambio político y económico que puede (o no, segun la caracterizacion que cada uno haga del kirchnerismo) en el 2003. El quiebre neoliberal fue en diciembre de 2001, con muertos y heridos en todo el país, como para que se le quite el peso real que tiene en todos los años siguientes hasta la actualidad.

    ResponderEliminar