Soberanía

PATRIA Y PUEBLO APOYA Y FELICITA AL GOBIERNO NACIONAL ANTE EL INCIDENTE DEL AVIÓN MILITAR CONTRABANDISTA



Con su firme gesto en el Aeropuerto de Ezeiza, la Presidenta de la Nación demostró en los hechos que su discurso del 20 de noviembre de 2010 no era palabrerío de ocasión y que la soberanía argentina está para cumplirla.



El General San Martín, al enterarse del combate de la Vuelta de Obligado, exclamó regocijado que “a los argentinos no se los come de un bocado como una empanada”. Ha vuelto a suceder.



Es cierto que en Obligado una potente flotilla anglofrancesa bombardeó territorio argentino para forzar el paso Paraná al Norte y esta vez, un grupo de militares aerotransportados de EEUU intentó infringir groseramente nuestra legislación aduanera. Y es cierto también que no hubo un solo balazo.



“Solo” hubo el intento de convertir el vuelo intercontinental de un Boeing C17 Globemaster en un vulgar cruce en balsa de “paseros” por el Alto Paraná, lo cual demuestra que la aparente disparidad de los hechos esconde la misma presuntuosa y estúpida arrogancia de los extranjeros ante nuestra legislación aduanera.



Una maniobra del mismo tenor, pocos meses atrás, se mantuvo en sordina porque la mismísima Embajada yanqui en Buenos Aires impuso a sus militares el regreso sin gloria. Pero en esta oportunidad la Embajadora de EEUU no actuó a la altura de las circunstancias.



La respuesta de la Presidenta de los argentinos fue la del Brigadier Rosas: presentar batalla. En este caso, diplomática. El Canciller desempeñó en el aeropuerto el papel que en su momento le tocó al General Mansilla en San Pedro y al General Echagüe en el Quebracho. Las leyes aduaneras argentinas están para cumplirlas. Como además se trata de material bélico (y de un país que sostiene los derechos de Gran Bretaña a las ocupadas Islas Malvinas) el cuidado debe duplicarse.



La repercusión de este hecho aparentemente menor le da su verdadera dimensión.



La prensa antinacional –en especial el diario “La Nación”- se atrevió a transformar el entredicho en un “grave conflicto” e incluso, a través de su columnista Morales Solá, pretendió arrinconar al gobierno argentino exigiéndole que decida “en estas horas, cuando Washington le reclama la devolución inmediata del material incautado, si va a tratar a los Estados Unidos como un Estado terrorista o como un país aliado y amigo”.



Si esto es un “grave conflicto”, ¿cómo definir entonces el enfrentamiento entre las dos Coreas que pocas semanas atrás puso al mundo al borde de la guerra termonuclear? Y si la Argentina se niega a aceptar la injustificable pretensión de EEUU de que nosotros mismos borremos las pruebas de su infracción, ¿está tratando a ese país como un “país terrorista”?



El único terrorismo aquí, es el que ejerce la prensa mitrista y su suplemento grosero, el del clarinete. Pero estas reacciones mediáticas, y el coro de los opositores que (con la honrosa excepción del Dr. Ricardo Alfonsín) se les sumó de inmediato, son la mejor comprobación del acierto de la Presidente Cristina Fernández de Kirchner en este episodio. Bien se podría cantar, con el Triunfo de Obligado, “Angostura del Quebracho, de aquí no pasan”. En este caso será, más modestamente, “Mostrador del Aeropuerto, de aquí no pasan”. Pero el resultado es el mismo.



En cuanto a la prensa “argentina e independiente”, solo volvió a mostrar que solo es “independiente de la Argentina”. Qué decir de la “oposición”.


Buenos Aires,  17/02/2011

Néstor Gorojovsky, Secretario General
Partido PATRIA Y PUEBLO - Socialistas de la Izquierda Nacional

No hay comentarios:

Publicar un comentario