Ir al contenido principal

Energía , Declaración de PYP

DECLARACIÓN
LOS ARGENTINOS SOMOS SOCIOS BOBOS DE LAS EMPRESAS PRIVATIZADAS
Hay que nacionalizarlas para el bien del país y su desarrollo industrial.

La privatización de los servicios energéticos ha tenido pésimos resultados. Solo la intervención del Estado logró que la potencia instalada y la capacidad de transporte lleguen al nivel que exige el crecimiento del consumo.

El cuello de botella, ahora, es el de la distribución. No casualmente, es el área que se "reservó" al capital privado. La cuestión no es de la empresa Edesur (en realidad, de la imperialista italiana Enel, que es su accionista mayoritaria), sino de la privatización misma.

Para el sector privado, la inversión tiene que cubrir las necesidades medias, no las extraordinarias. Caso contrario, durante la mayor parte del año hay capacidades ociosas que no rinden ganancia. Dinero mal colocado, para hablar en los términos en que el privado entiende las cosas.

Por lo tanto siempre habrá problemas de distribución. Mayores o menores, mejor o peor gestionados. Pero inevitables. No se trata de Edesur, que solo es el ejemplo más aberrante. El "sistema de alerta" de Edenor tampoco resuelve la cuestión, solo la hace más llevadera para las víctimas, mal llamadas "clientes".

El sistema de generación y transporte de energía, donde ha intervenido el Estado (aunque no con la profundidad necesaria), se han dimensionado para cubrir las necesidades pico, como debe ser. El de distribución, que regentea el capital extranjero, no.

El Partido Patria y Pueblo apoya las gestiones del Ministerio de Planificación para multar a las empresas distribuidoras, y espera que las multas se efectivicen. Pero alerta que con eso no alcanza. Por motivos atendibles, si nos limitamos a sus conveniencias, las privatizadas prefieren no hacer la inversión que necesita el pueblo argentino. Es necesario estatizar esas empresas y ponerlas al servicio de los argentinos y su desarrollo industrial. También es necesario generar el control de los trabajadores y de los usuarios para evitar nuevos intentos de degeneración burocrática y por ende reprivatización.

La energía eléctrica, como el resto de los servicios públicos, deben estar en manos del Estado para evitar intermediarios. No hay un solo motivo, además, para que den ganancias a ningún privado, ya que jamás hubo una inversión en distribución eléctrica que no saliera de los bolsillos de los argentinos. En vez de mantener a una gavilla de inútiles comprobados, la renta eléctrica debe pasar a sostener el nivel de consumo de la población y reforzar el esfuerzo de reindustrialización.

Republica Argentina, Enero de 2011

Comentarios

Entradas populares de este blog

Con Unidad Se Van, con Programa No Vuelven

El coloniaje y sus agentes locales han retornado al poder. Los socialistas de la Izquierda Nacional convocamos a todos los argentinos, desde el partido Patria y Pueblo, a una nueva gesta de liberación. Vamos a impedir que hundan al país en la mendicidad, la indignidad y el caos, y vamos a asegurar que no vuelvan a ejercer jamás el poder mal habido que hoy detentan.
I - El retorno de la oligarquía al poder y la dirigencia de la UCR Argentinas y argentinos, arrancarse las vendas de los ojos es una obligación ineludible: el destino del país está hoy en manos de los mismos sectores económicos y sociales que en 1955 convirtieron en sus sicarios a las Fuerzas Armadas y en 1976 las usaron para imponernos un régimen criminal que ellos, y no la gran mayoría de los uniformados, prepararon, fomentaron, apoyaron y sostuvieron.
No se indigne nadie ante esta evidencia, y muy especialmente los radicales que durante la segunda presidencia de la Dra. Cristina Fernández de Kirchner creyeron en una dirigen…

La venganza de Clarín, la disciplina de clase, el odio gorila.

La intervención militarizada con tropas de Gendarmería al gremio de Canillitas, la separación del compañero Omar Plaini de la conducción del gremio por parte del juez federal Marcelo Martínez De Giorgi, que nada tiene que hacer en este caso, es otra andanada del Gobierno clasista de Mauricio Macri contra los trabajadores y sus organizaciones.

Estamos ante una venganza del Grupo Clarín, que desde hace años quiere castigar a un gremio que pone frenos a la inicua explotación de un monopolio insaciable.
Pero es más que eso. Para el Pro y sus secuaces, el movimiento obrero es la "mafia" laboral. Éste es el cuarto sindicato que intervienen, algo nunca visto bajo condiciones de institucionalidad constitucional.
Si el resto de los sindicatos y organizaciones políticas no intervienen contra esta ofensiva judicial (nunca hay que olvidar que el poder judicial se mantuvo en funcionamiento durante las dictaduras militares) y ante este comportamiento clasista y revanchista, condenarán a los …