Villa Soldati: La Exclusión vuelve a matar

VILLA SOLDATI: LA EXCLUSIÓN VUELVE A MATAR
Declaración del Partido PATRIA Y PUEBLO

El incalificable asesinato de cuatro personas en Villa Soldati, a las que hay que sumar heridos en grave estado, es otra consecuencia más de las políticas de exclusión social en la ciudad más rica del país. Más allá de los hechos inmediatos, el origen de estos crímenes está en la política de exclusión social que, en nombre de “los vecinos”, perpetran Mauricio Macri, sus operadores barriales y su equipo político en general. Es fundamental terminar con la soberbia depredadora de estos racistas antiargentinos, antes de que se cobre nuevas vidas.

El Partido Patria y Pueblo denuncia a la política excluyente de Mauricio Macri y sus secuaces como la única razón de la desesperación popular que ha causado las tomas de tierras públicas por miles de desposeídos sin techo, y hace responsable al Jefe de Gobierno de la Capital Federal de los argentinos por todas las víctimas, fatales o no, que esa desesperación provoque.

Los hechos en sí mismos despiertan muchos interrogantes, en particular en lo que hace a la participación de personal de la Policía Federal, donde al menos ya se ha iniciado la clarificación de los hechos para deslindar responsabilidades y tomar las medidas pertinentes. No cabe decir lo mismo de la Policía Metropolitana.

Es fundamental identificar a los asesinos, deslindar responsabilidades y castigar a los culpables. Pero además las declaraciones de Mauricio Macri, sindicando como culpables a los extranjeros (y en general a los “no vecinos”) y exigiendo un cambio en las políticas migratorias de la República Argentina, son definitorias. Ninguna consideración puede suprimir esta declaración de principios, doblemente repugnante por provenir de un hijo de inmigrantes.

En Villa Soldati un grupo de habitantes tan humilde como impotente trató de obtener un mínimo cobijo en terrenos públicos que la desidia macrista había convertido en un baldío. Aún no está claro si ello se debe a falsas promesas electorales de operadores locales del macrismo o no. Pero aún si así no fuera, dos motivos deberían impedir al gobierno de la Ciudad, si tuviera un mínimo de decoro, aducir que el problema está en la ruptura de la ley que implica la toma unilateral y compulsiva de espacios públicos.

Por un lado, cuando se traspasó a título gratuito suelo urbano de inmenso valor a las grandes empresas que hoy apoyan la actual administración, ni se les ocurrió repudiar semejante robo. El ejemplo más vergonzoso es el de Puerto Madero.

Por otro, porque el verdadero origen de esta crisis está en la política del actual Gobierno de la Ciudad, caracterizada por la desfinanciación de los organismos municipales dedicados a la vivienda, la expulsión compulsiva de ocupantes de inmuebles tomados, y la decisión general de reducir el Estado a un papel de gendarmería clasista al servicio del privilegio.

El derecho a la vivienda es, aunque Macri lo ignore, un derecho constitucional. La Ciudad Autónoma es la ciudad más rica del país. Disfruta de rentas extraordinarias porque tributan en ella las principales empresas de la Argentina, cuyos impuestos salen de ganancias obtenidas en todo el territorio nacional. En Buenos Aires, los problemas de vivienda solo expresan el desinterés político por quienes los padecen. Es doblemente infame ver cómo el Jefe de Gobierno utiliza sus políticas habitacionales, educativas y sanitarias para decidir quién puede y quién no puede vivir en la Capital Federal.

Lo que corresponde hacer es declarar la emergencia habitacional, destinar a construcción de viviendas e infraestructura de servicios la mayor parte del presupuesto porteño y poner coto a la voracidad rentística de las constructoras, que siguen haciendo grandes negocios en las zonas adineradas. Esperan, según declaraciones de Alan Faena al diario La Nación, que durante 2011 las viviendas de lujo aumenten entre 10 y un 15%. La salvaje política expulsora de Mauricio Macri es todo lo contrario de lo que corresponde hacer: pone Buenos Aires al servicio del gran capital, sin preocuparse por los costos sociales y humanos.

En cuanto al papel de las fuerzas policiales: éstas deben estar, de una vez por todas, al servicio de todos los ciudadanos, y en especial de los más desprotegidos. Ni Mauricio Macri ni sus secuaces saben decir otra cosa que “váyanse a otro lado”. A los que pretenden permanecer allí donde están viviendo, les tiene reservados una ametralladora de episodios de este tenor.

Si el macrismo sigue cobrando su cuota de vidas humanas por defender la especulación de inmobiliarias y constructoras, terminará configurando una situación encuadrable en la necesidad de la intervención federal en el distrito. No sabemos cuántos muertos harán falta para que la población porteña termine por reclamar la misma. Pero tenemos la certeza de que llegado ese caso no le temblará la mano al Poder Ejecutivo de la Nación para ponerle punto final a la orgía de sangre que está costando la actual conducción de los asuntos de Buenos Aires.

Mesa Ejecutiva del Partido Patria y Pueblo – Socialistas de la Izquierda Nacional
Néstor Gorojovsky, Secretario General
Rubén Rosmarino, Pablo López, Lorena Vazquez

1 comentario:

  1. Muy buen post.
    Te invito a conocer el mío, y si te agrada, a hacernos seguidores mutuos
    Macri no está solo ...
    DUHALDE PIDE MANO DURA EN VILLA SOLDATI:
    "El cabezón" intervino en el conflicto entre la policía metropolitana de Macri (que quiere reprimir) y la federal de Aníbal Fernández (que quiere que se llegue a un acuerdo) en el caso de los okupas del parque Iberoamericano.
    Su genial idea es que los militares se encarguen de resolver la cuestión. Para mí esto sería como sacar al zorro del cuidado de las gallinas ... para poner a un lobo.
    Me interesé en el tema y me pregunté de donde vendría ese apego que Duhalde siente por los uniformados. La respuesta es que sus abuelos fueron un milico y una monja. Desorientado le pregunté a mi padre: "¿Cómo hicieron para tener descendencia si ambos antepadados llevaban puestos los hábitos? ¿Acaso se los tuvieron que sacar?" A lo que mi papá respondió: "No es necesario, Kikito, con sólo subírselos un poquito es suficiente ..."
    LEER más en el blog
    www.kikitodulce.blogspot.com

    ResponderEliminar