Ir al contenido principal

El 22 Todos a Plaza de Mayo

PARA FRENAR AL ESTÁBLISHMENT, UNIDAD DEL CAMPO NACIONAL CONTRA EL MACRISMO 


Desde hace casi dos años los argentinos estamos padeciendo un gobierno oligárquico, que trae cada día nuevas malas noticias para nuestro pueblo. Empobrecimiento, caída del salario real, pérdida de puestos de trabajo, aumento general de precios. Del burro sólo podemos esperar patadas.

A lo largo de su historia, el movimiento obrero, expresión organizada de la clase trabajadora, dio sobradas muestras de su tradición de lucha y resistencia. Con esta marcha brinda, otra vez, un enorme ejemplo de unidad contra un enemigo común que viene por nuestro bienestar y nuestros derechos. 

Esta manifestación de la clase trabajadora incorpora a la CGT, a las CTA y a la CTEP y demás movimientos sociales. Es un acto de justicia consigo misma que la fortalece, porque los movimientos sociales son ante todo el modo en que se vino organizando esa fracción de los trabajadores que ni siquiera tienen el "privilegio" de ser explotados. Y que veremos engrosar sus filas si no frenamos al gobierno que desde el 10 de diciembre de 2015 está dispuesto a ejercer hasta el fondo de sus fuerzas el poder de clase que detenta.

El gobierno del estáblishment, esa sumatoria de oligarcas, banqueros y gerentes de empresas imperialistas, logró unificar a quienes detestan a la clase trabajadora argentina tal y como es, y en especial al movimiento obrero y sus aspiraciones. A los latigazos mediáticos y arrancando del fondo de sus corazón sus peores prejuicios, los mantiene en permanente estado de excitación política y agudiza el miedo y odio que sienten hacia nosotros, a quienes cree "inferiores".

Se trata de una expresión unitaria, en el doble sentido que la palabra adquiere en la Argentina: unificada, y también "unitaria" como representante del privilegio y el desprecio por los de abajo, del amor al extranjero y el asco por lo propio, de la renta financiera o agraria y la destrucción de la industria local. Pero sin industria, los trabajadores careceremos no ya de futuro sino también, como se está viendo venir, de presente.

A la antipopular “minoría intensa”, tenemos que enfrentarla, dividirla, disolverla y derrotarla. Pero el campo nacional, centralmente el peronismo aunque no solo él, está disperso en las elecciones. Solo el movimiento obrero es capaz, hoy por hoy, de dar el grito de unidad contra el peligro en que está la nación entera. Desde él puede surgir la potente voz del subsuelo de la Patria que convoque a defender lo que queda, impedir que se elimine lo que resta, y aplastar a quienes solo tienen por patria al dólar y los paraísos fiscales.

De lo contrario, se hará realidad ese deseo que el régimen macrista denomina "triunfo" en las PASO: abrir importaciones, exportar materias primas, alianzas con EEUU y la comunidad europea. En pocas palabras: país para pocos, hambre, desempleo y miseria para las mayorías.

Una amplia marcha con el objetivo de frenar el ajuste y la entrega es la respuesta de la clase trabajadora a la dispersión política. Pero no alcanza con resistir. Tendremos que avanzar hacia un proyecto de país inclusivo, popular y de desarrollo nacional, que termine con las permanentes amenazas del estáblishment. 

En su propio interés, los trabajadores, cualquiera que sea la central que en este momento los represente, necesitan que el frente opositor al macrismo se unifique detrás de un proyecto que respete la consigna del General Perón: "Primero la Patria, después el Movimiento y luego los hombres”. 

La unidad del movimiento obrero, el programa, y la unificación con los sectores políticos opositores que están dispuestos a dar batalla al programa de ajuste, son los pasos a seguir para ganar decisivamente en las elecciones de octubre, modificar la composición del Congreso, y plantear en la urnas y las calles un programa para la definitiva liberación de la patria y el pueblo. 

Los compañeros de Patria y Pueblo, socialistas de la Izquierda Nacional, apoyamos fervientemente esta movilización, y ansiamos que sea el primer paso hacia un programa Nacional, para acabar con el plan entreguista del Gobierno Oligárquico que se lleva puesta a la inmensa mayoría del pueblo argentino.

A la tarea nos sumamos, y además invitamos a quienes lo deseen a participar de nuestra trinchera, para cumplir con esta necesidad de la Patria.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Con Unidad Se Van, con Programa No Vuelven

El coloniaje y sus agentes locales han retornado al poder. Los socialistas de la Izquierda Nacional convocamos a todos los argentinos, desde el partido Patria y Pueblo, a una nueva gesta de liberación. Vamos a impedir que hundan al país en la mendicidad, la indignidad y el caos, y vamos a asegurar que no vuelvan a ejercer jamás el poder mal habido que hoy detentan.
I - El retorno de la oligarquía al poder y la dirigencia de la UCR Argentinas y argentinos, arrancarse las vendas de los ojos es una obligación ineludible: el destino del país está hoy en manos de los mismos sectores económicos y sociales que en 1955 convirtieron en sus sicarios a las Fuerzas Armadas y en 1976 las usaron para imponernos un régimen criminal que ellos, y no la gran mayoría de los uniformados, prepararon, fomentaron, apoyaron y sostuvieron.
No se indigne nadie ante esta evidencia, y muy especialmente los radicales que durante la segunda presidencia de la Dra. Cristina Fernández de Kirchner creyeron en una dirigen…

Salió PyP 64. Editorial. Conseguilo

Editorial por Néstor Gorojovsky
El dúo Pinedo - Pichetto y la intervención del PJ
Semanas atrás, Nicolás Massot le informó a los radicales que apoyan a Macri -en un supuesto desliz “fuera de cámaras”- que el futuro del partido de Yrigoyen sería morir o disolverse en el Pro, que a su vez intentaría hegemonizar una alternancia entre Cambiemos y un peronismo renovado.
El 24 de marzo de 2018 (nada menos…), el diario “La Nación” publicó un reportaje al senador peronista Miguel Ángel Pichetto, quien, ávido de renovar, corroboró como opositor la “doctrina Massot”.
Tras defenestrar pavlovianamente al kirchnerismo, Pichetto planteó que para “ser competitivos”, los peronistas “deberíamos hacer un compromiso con la sociedad de renuncia a cualquier modelo intervencionista de corte estatista … abonar un camino de construcción más ligado a un capitalismo moderno y no a marcos cerrados como fueron en los últimos cuatro años el cepo y la no salida del default”. Es decir, para ganar alguna vez, el peronis…